La violencia de género se cobró en lo que va de año la vida de dos mujeres en la Comunidad a manos de sus maridos, una en Burgos en el mes de agosto y otra en la localidad segoviana de Torrecaballeros, en el mes de enero. Un suceso en el que además perdió la vida el hijo del matrimonio, de 16 años de edad, y el propio autor de los hechos que también se suicidó. La cifra de fallecidas en España asciende a 54 en toda España.

 

Asimismo, cabe destacar que desde 2007 el peor dato en la región se produjo en 2008 cuando la cifra de asesinadas llegó seis, lo que supuso el 7,9 por ciento del total nacional, con un cómputo global de 76 muertes.

 

Sin embargo, el ejercicio siguiente, en el que se registró el menor número de los últimos años, con una víctima mortal. También ese año se redujo el de muertes en España al pasar de 76 a 55, lo que supuso una caída del 27,63 por ciento. Sin embargo, en 2010 la cifra volvió a crecer y en Castilla y León se registraron cuatro muertes por violencia de género y en todo el país la cifra se elevó hasta las 71.

 

Denuncias

 

En lo que se refiere a las denuncias registradas hasta el mes de septiembre, se presentaron en la región 2.178 denuncias, según los datos registrados en el sistema VioGen, puesto en marcha por el Ministerio del Interior y que coordina las actuaciones tanto del Cuerpo Nacional de Policía como de la Guardia Civil. Por provincias, en los nueve primeros meses del año, León concentró el número más alto, con 433; seguida de Valladolid, con 418; Burgos, con 378; Salamanca, con 304; Segovia, con 160; Ávila, con 151; Palencia, con 137; Zamora, con 110, y Soria, con 87.

 

En concreto, la evolución de las denuncias presentadas y recogidas en este sistema ha sido desigual en los últimos años. Así, en 2010 la cifra final fue de 2.895, lo que supone un incremento del 8,92 por ciento respecto a los datos de 2009, cuando se produjeron 2.658. Sin embargo, ese año se anotó un descenso del 5,54 por ciento respecto a 2008, en el que las denuncias fueron 2.820, más de un 16 por ciento que en 2007, que registró 2.417.

 

El mayor número de denuncias presentadas se produjeron en Valladolid en el año 2008, con un total de 646, y en León en 2010, con 601.

 

Dispositivos

 

Asimismo, en Castilla y León hay activos en estos momentos, con los datos a 31 de octubre, 29 dispositivos GPS activos, lo que representa el 3,89 por ciento del total nacional, donde se contabilizan 746 herramientas de control de este tipo. Estos dispositivos, las pulseras electrónicas de detección de proximidad de agresores denunciados, pretenden garantizar el cumplimiento de las medidas de alejamiento dictadas por los tribunales de justicia.

 

De las provincias de la Comunidad, es Soria la que concentra el mayor número de dispositivos, con diez; seguida de Palencia, con ocho; Segovia, cuatro; Ávila, León y Valladolid, con dos, y Zamora, con uno.

 

Atención telefónica

 

El Ministerio del Interior dispone además del Servicio Telefónico de Atención y Protección para víctimas de la violencia de género (ATENPRO), que atiende en estos momentos a 286 mujeres en la Comunidad, de las 9.875 que tienen acceso en toda España. Por provincias, en León hay 78 mujeres inscritas en este programa; en Burgos, 49; en Salamanca, 33; en Zamora, 26; en Ávila, 23; en Valladolid, 22; en Segovia y Soria, 21 en cada una, y en Palencia, 13.

 

ATENPRO ofrece a las víctimas de violencia de género una atención inmediata ante las eventualidades que les puedan sobrevenir, las 24 horas del día, los 365 días del año y sea cual sea el lugar en que se encuentren. Se basa en la utilización de tecnologías de comunicación telefónica móvil y de telelocalización y permite que las mujeres víctimas de violencia de género puedan entrar en contacto en cualquier momento con un centro atendido por personal específicamente preparado para dar una respuesta adecuada a sus necesidades. Además, ante situaciones de emergencia, el personal del centro está preparado para dar una respuesta adecuada a la crisis planteada, bien por sí mismos o movilizando otros recursos humanos y materiales.

 

Este servicio lo pueden solicitar las víctimas de la violencia de género que no convivan con su maltratador, que tengan orden de protección o medida de alejamiento vigente, siempre que la autoridad judicial que la emitió no considere contraproducente este servicio para la seguridad de la usuaria y que participen en los programas de atención especializada para víctimas de la violencia de género. También les atienden en cualquier momento que, aunque no se sientan en peligro, tengan la necesidad de hablar y de tener compañía.