Los alojamientos de turismo rural de la Comunidad registraron un total de 34.628 viajeros en febrero, lo que supone un crecimiento del 3,05 por ciento en relación al mismo mes de 2009. Asimismo y según la Encuesta de Ocupación de Alojamientos Turísticos del INE, las casas rurales de la región contabilizaron en el mes de estudio 69.039 pernoctaciones, con un aumento del 3,1 por ciento.

En este sentido, Castilla y León se mantuvo como líder indiscutible en turismo rural entre el conjunto de las autonomías, con el 21,57 por ciento de los turistas y el 21,85 por ciento de las pernoctaciones. Sin embargo, la estancia media en la Comunidad fue inferior a la media nacional, con 1,99 días frente a 2,24, por lo que se mantuvo exactamente igual que en febrero del pasado año.

El informe constata también que Castilla y León cuenta con 2.928 alojamientos de turismo rural, 251 más que en 2009; con 26.236 plazas, 2.243 por encima de las disponibles el año pasado por las mismas fechas. Estos alojamientos daban empleo a 4.706 personas, 325 más que un año antes.

El grado de ocupación en la Comunidad por plazas se situó en enero en el 9,37 por ciento, el fin de semana en el 24,39 y, por habitaciones, en el 10,55 por ciento, frente a porcentajes en España del 9,1, 21,52 y 10,81 por ciento, respectivamente.

 

Apartamentos turísticos

Por otro lado, cabe destacar que los apartamientos turísticos de la Comunidad recibieron durante el mes de febrero 2.339 viajeros, lo que supone incrementar un 59,3 por ciento la cifra registrada en el mismo período del ejercicio anterior. En cuanto a las pernoctaciones, en Castilla y León experimentaron una caída del 24,1 por ciento, hasta alcanzar las 7.943.

Sin embargo, la estancia media en la región se redujo de 4,36 días a 3,40, cuando en España se situó en 7,77 días. El número de plazas de este tipo de alojamientos se elevó hasta las 1.844, frente a las 1.493 de hace un año, con un total de 470 apartamentos, que emplean a 160 personas, y que alcanzaron un grado de ocupación del 15,35, similar al 15,16 de 2009.

 

Acampamentos

Por último, la cifra de viajeros que se alojaron en los acampamentos turísticos de la Comunidad se redujo un 10,05 por ciento hasta las 2.112 personas, que realizaron un total de 3.798 pernoctaciones, lo que supone una reducción del 16,4 por ciento. En lo que se refiere la estancia media bajó, al pasar de 1,94 a 1,80 días.

Asimismo, en febrero Castilla y León contaba con 29 establecimientos abiertos, tres menos que hace un año, y 10.702 plazas, frente a las 10.746 de 2009. Además, el grado de ocupación fue del 12,28 por ciento por parcelas y del 17,52 en fin de semana, para un sector de actividad que empleó a 73 personas, nueve menos que en el mismo mes del año anterior.