La presencia de Castilla y León en la Feria Birdfair, el encuentro más importante de Europa de avistamiento de aves que se ha celebrado en agosto en la Reserva de Rutland (Inglaterra), forma parte de la estrategia puesta en marcha por la Junta para internacionalizar la oferta turística de Castilla y León y atraer al turismo extranjero inglés, principalmente, ya que en Inglaterra hay un nicho de mercado emergente en el turismo de observación de pájaros, flora y fauna salvaje.

De este modo, la Junta de Castilla y León junto con el Proyecto TRINO, en el que están presentes 30 Grupos de Acción Local pertenecientes al programa LEADERCAL, ha presentado al público inglés y a numerosos profesionales del sector la oferta y riqueza de la Comunidad.

El turismo de avistamiento de aves está adquiriendo importancia y convirtiéndose en uno de los nichos de mercado de turismo especializado. Gran Bretaña es el primer mercado europeo en este sector con más de tres millones de personas aficionadas al avistamiento de aves, según datos de la Sociedad Española de Ornitología. Señala también este estudio que, el 83% de los turistas ornitológicos realizan 2 viajes anuales y el 63% viajan 3 o más veces a lo largo del año.

Los datos de este estudio hacen contemplar al turismo de avistamiento de aves como un nicho de mercado a desarrollar. Por este motivo, la Junta de Castilla y León, en desarrollo de su estrategia de internacionalizar la oferta turística y de aumentar la llegada de turismo extranjero, ha estado presente en la feria inglesa Birdfair, donde ha presentado junto con miembros del Proyecto TRINO la importante oferta que Castilla y León tiene en este ámbito a más de 30.000 visitantes y a numerosos profesionales. En concreto, se mantuvieron una treintena de encuentros con profesionales del sector, principalmente ingleses pero también de otros países como Portugal e Italia, para presentarles las numerosas posibilidades que ofrece Castilla y León para este tipo de turismo de naturaleza.

La apuesta de la Junta de Castilla y León por desarrollar este tipo de turismo de avistamiento de aves se está dirigiendo fundamentalmente al mercado británico. La riqueza natural de Castilla y León junto a la diversidad de ecosistemas: montaña, llanura, páramo, estepas, humedales y riberas, y a la complementariedad de la oferta cultural y eno-gastronómica, hacen de la Comunidad un destino ideal para los ecoturistas británicos que pueden viajar facilmente por avión o por ferry.

Castilla y León cuenta con registros de 361 especies de aves, 218 consideradas como nidificantes de las 266 que hay en España, y es la comunidad española con mayor representación en la red ecológica europea, Red Natura 2000, con el 18,94% del total.

Durante la Feria se ha podido constatar el interés que la oferta de Castilla y León ha despertado en Inglaterra, por las aves en general y por algunos mamíferos de Castilla y León en particular, la avutarda. En cuanto a los lugares de Castilla y León por los que más interés han demostrado los ingleses han destacado la Montaña Palentina y Picos de Europa, por su fácil acceso, junto a otras zonas muy populares como la Sierra de la Culebra, la Sierra de Gredos o la Tierra de Campos.

El turismo de observación de aves, aun siendo aún un segmento con un gran potencial de crecimiento, resulta muy beneficioso en términos económicos, sociales y medioambientales, ya que los turistas que lo practican colaboran con la conservación de la naturaleza y participan en la concienciación del respeto por la fauna y flora. Además, es un tipo de turismo que contribuye a aumentar la estancia media del turista, lo que mejora la desestacionalización, ya que suelen pernoctar también en días que no son los habituales de fin de semana o puentes. A su vez, las zonas que frecuentan estos turistas ornitológicos son normalmente menos visitadas por otro tipo de turistas, con lo que ayudan al desarrollo de zonas menos favorecidas por otros flujos y contribuyen a asentar la población rural.