Castilla y León es la Comunidad Autónoma de España que más dinero destina a la formación de autónomos, con más de 2,2 millones de euros en 2010, lo que supone el 14,5 por ciento del total de la inversión destinada a la formación de trabajadores, según ha subrayado en Ávila la presidenta de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) de Castilla y León, Soraya Mayo.

Pese a este dato, tan solo el 2,35 por ciento de los trabajadores por cuenta propia de la región accedieron a una plaza de formación de 2010, un porcentaje que se sitúa entre los primeros puestos de España -la media es del 1,6 por ciento-, pero que a juicio de Mayo sigue siendo claramente insuficiente para que los autónomos puedan reciclarse y ser más competitivos.

Durante 2010, la Junta destinó 2.270.473 euros a la formación de trabajadores autónomos, convirtiéndose en la Comunidad Autónoma que mayor presupuesto destina a la formación del colectivo, frente a los 62.000 euros de La Rioja, que es la que menor inversión realiza en este ámbito. Mayo apuntó, como nota negativa, que el presupuesto dedicado a la formación de autónomos en 2010 se redujo un 5,4 por ciento con respecto a 2009.

Castilla y León también es la región que concede mayor porcentaje de formación a los autónomos, con un 14,5 por ciento del total destinado a formación, ya que de los 15,6 millones presupuestados en 2010 para este fin, reservó para los trabajadores por cuenta propia unos 2,2 millones de euros. A continuación, se posiciona Cantabria, con casi el nueve por ciento, seguido de Extremadura, con el 7,5 por ciento. La media nacional es del 3,1 por ciento.

“La formación para los autónomos en España sigue siendo, más que un derecho, un lujo, un privilegio”, lamentó Mayo, quien indicó que, durante el pasado año, se ofertaron en Castilla y León 4.970 plazas de formación destinadas a trabajadores por cuenta propia, que en la Comunidad suman un total de 210.813, por lo que la media era de 42 autónomos por plaza.

En el caso de los trabajadores del régimen general, la cifra se reduce a la mitad, con 21 asalariados de media para acceder a una plaza de formación, con 32.723 plazas para 695.026 trabajadores por cuenta ajena en la Comunidad Autónoma.

Asimismo, el informe sobre formación elaborado por ATA refleja las diferencias de presupuestos destinados por trabajador en el caso de los autónomos y de los trabajadores del régimen general, ya que a los primeros se les otorga en la Comunidad una media de 10,89 euros por persona en formación, mientras que a los segundos se les ofrece una media de 19,25 euros, “por lo que la calidad de la formación no es la misma”, según Soraya Mayo.

Por todo ello, la presidenta regional de ATA reclamó a las administraciones que sean conscientes de que “el acceso de los autónomos a la formación es de crucial importancia para paliar los efectos negativos que la crisis está teniendo sobre el colectivo”, ya que es un aspecto clave para mejorar la competitividad de los negocios y fomentar su capacidad de generación de empleo.