La Asociación de Mujeres de la Unión de Campesinos de Segovia, Ismur, finaliza esta semana en la localidad de Campo de Cuéllar, el curso de formación en nuevas tecnologías de la información para la capacitación de las aptitudes informáticas en un grupo de mujeres y hombres formado por 20 personas.

El curso, que se desarrolla en los locales municipales del Ayuntamiento de Campo de Cuéllar, se inició el pasado 4 de abril y finalizará este viernes 15 de abril, impartiéndose por un monitor de Ismur diversos contenidos teórico-prácticos en horario de 4:30 a 6:30 de la tarde.

La iniciativa surgió a raíz de la reciente creación y puesta en marcha, por parte del Ayuntamiento de Campo de Cuéllar de un Cibercentro con conexión de banda ancha para la atención a la población rural, y ante la imposibilidad de realizar cursos formativos debido a la actual coyuntura económica de muchos pequeños municipios que no permite mantener y dinamizar este tipo de centros por falta de recursos para contratación de nuevo personal laboral. Es aquí, donde Ismur ha realizado un esfuerzo económico importante, para poder ofrecer a la población de Campo un curso totalmente gratuito que permita mantener abierto dicho centro y forme a la población en las nuevas herramientas informáticas.

El curso, al que acceden un total de 4 hombres y 16 mujeres de distintas edades, ha servido también como medio para comprobar la situación real de nuestros pueblos, la carencia de determinados servicios públicos o las deficiencias en materia de instalaciones o nuevas tecnologías, aunque el Ayuntamiento de Campo de Cuéllar ha realizado un importante esfuerzo para ofrecer a sus vecinos un Programa de Banda Ancha, a través de Iberbanda con unas condiciones de calidad y servicio muy aceptables, supliendo una de las carencias más demandandas por Ismur para el medio rural, como son los centros de formación en nuevas tecnologías o los centros públicos de acceso a internet con una línea de ancho de banda adecuada para garantizar la igualdad de oportunidades de las personas que viven y trabajan en el medio rural, más aún cuando un porcentaje mayoritario tiene su actividad en los sectores de la agricultura y la ganadería.

Según ha manifestado la presidenta de Ismur, Rosa Arranz “estas acciones suponen nuestro pequeño granito de arena para mejorar las capacidades y aptitudes de las mujeres vinculadas al medio rural, especialmente en municipios menores de 500 habitantes, donde la ausencia de servicios es más notable y se crean mayores situaciones de desigualdad de oportunidades con respecto al medio urbano, siendo las mujeres las mayores perjudicadas de esta falta de oportunidades, ya que una formación básica en nuevas tecnologías es imprescindible para acceder a la formación, la conciliación, el empleo, la igualdad, la participación o la salud”.