El Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) Los Lavaderos, dependiente del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Segovia, liberó hoy dos buitres negros, un buitre leonado y un milano real en el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadarrama, en una zona cercana al municipio segoviano de Gallegos.

A la suelta de las aves, tras su recuperación de distintas patologías, asistió el delegado territorial, Javier López-Escobar, quien pudo observar así una de las labores habituales que lleva a cabo el centro citado y que culmina el proceso de curación de los animales antes de su vuelta al medio natural.

En el mundo hay entre 21.000 y 25.000 parejas de milano real, y en España, entre 1.900 y 2.200. La especie está catalogada a nivel internacional como “casi amenazada por experimentar un declive en sus poblaciones”, informó la Delegación Territorial en un comunicado recogido por Ical. De hecho, la población nacional se ha reducido en los últimos años en torno a un 46 por ciento, de ahí que el Catálogo Español de Especies Amenazadas ya la incluya en la categoría de peligro de extinción.

Por otra parte, el buitre negro es el ave rapaz más grande de Europa. Puede alcanzar los diez kilos de peso y una envergadura alar de 295 centímetros. La población mundial ronda las 7.200-10.000 parejas reproductoras. En Europa crían unas 2.100, principalmente en España, donde está asociado a formaciones montañosas de siete regiones entre las que se encuentra Castilla y León. La mayoría de las colonias han crecido en los últimos años y en el Catálogo Español de Especies Amenazadas figura en la categoría de especie vulnerable.

En cuanto al buitre leonado, vive en colonias y construye sus nidos en roquedos y cortados. Las dos mayores colonias de España están en Segovia, donde es el ave necrófaga que se puede observar con más frecuencia, y se encuentra en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

El Centro de Recuperación de Animales Silvestres Los Lavaderos de Segovia inició su actividad en los años 80 y su objetivo principal es la recuperación de fauna silvestre para reintegrarla en el menor plazo posible, y en óptimas condiciones, al medio natural más adecuado para el desarrollo de su vida en libertad.

Las causas de ingreso más frecuente son los traumatismos, los atropellos y las electrocuciones. El grupo más numeroso de los animales que ingresan en el CRAS son las aves, y dentro del grupo de las aves, las rapaces son las que con mayor frecuencia son atendidas. Cuando se consigue la curación completa, el animal es liberado por personal del Servicio Territorial de Medio Ambiente.

 

Encontrarse a un animal herido

La Delegación Territorial de la Junta en Segovia aconseja, en caso de encontrarse un animal herido y una vez comprobado que necesita ayuda, que se proceda a acercarse a él con precaución, sin hablar y sin realizar movimientos bruscos. “Una vez realizada una inspección visual lo mejor es llamar al CRAS, al número de teléfono 618 735 568, o a los agentes medioambientales de la zona, para su recogida y atención desde el primer momento por personal especializado”.

Si la recogida se va a demorar, debe mantenerse en una caja de cartón con ventilación suficiente y dejarlo en un lugar tranquilo, templado, con escasa iluminación y aislado. Y nunca dar de comer o beber a un animal herido.