El viejo edificio de titularidad municipal situado entre la calle Larga y Coronel Rexach desaparecerá completamente en unos días. El Ayuntamiento puede concluir los trabajos de demolición iniciados hace unas semanas con el derribo definitivo de las fachas, una vez que las empresas suministradoras de los servicios de electricidad o telefonía han concluido el soterramiento de los cables que se encontraban en las paredes del inmueble.

Para poder llevar a cabo el derribo del edificio será necesario cortar el tráfico por la calle Larga el jueves y el viernes, 25 y 26 de abril. Para conocimiento de peatones y conductores se señalizará este corte de tráfico en la calle Coronel Rexach confluencia con la rotonda del Alto de los Leones de Castilla, y en su intersección con la avenida Padre Claret, así como en la calle Caño Grande.

De esta manera, se informará de que el tramo de la calle Larga comprendido entre las calles Coronel Rexach y Caño Grande permanecerá cerrado hasta que finalicen los trabajos de desescombro. Una vez demolido el inmueble, la zona quedará despejada y libre de edificaciones.