Una sentencia de la Audiencia Provincial de Segovia, contra la que no cabe recurso, desestima el recurso de apelación interpuesto por el responsable de Agraman contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal núm. 1 BIS de Segovia, en enero de 2020, por un delito contra el medio ambiente por sus actuaciones en la gestión de la planta de compostaje de Fuentepelayo, según avanzó la Plataforma Ciudadana ‘No Más Mierda’.

La Audiencia de Segovia, según explicaron desde la plataforma, confirma íntegramente la resolución condenatoria de primeros de año, con declaración de oficio de las costas causadas en esta segunda instancia para el recurrente.

En los fundamentos de derecho, la sentencia de la Audiencia señala que “la mala gestión” de la planta ha supuesto “un peligro grave para el equilibrio de los sistemas naturales”, tanto en las aguas como en el terreno. En el primer caso, los lixiviados reiterados de la Planta a la Cacera de las Cabrasque desemboca en el río Malucas producen un grave riesgo de atrofiación del río.

En el segundo caso, los depósitos de lixiviados y residuos sólidos producidos en los terrenos de las parcelas adyacentes a la planta suponen un riesgo de lixidiación de las aguas subterráneas y de contaminación futura del suelo, además, dice la sentencia, “del riesgo biológico que supone la existencia de depósitos de SANDACH mal compostados, especialmente, para la fauna silvestre que se acerque al lugar.”

Desde la Plataforma ‘No Más Mierda’ recordaron también que en el Juzgado de Cuéllar hay un nuevo procedimiento contra Juan Francisco Cárdaba por maltrato animal, a partir de las denuncias las denuncias que plantearon, a primeros de enero de 2019, ante el Seprona de la Guardia Civil y ante la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia.