Cerca de ochenta personas se han concentrado frente a la sede de la antigua Caja Segovia, en la actualidad Bankia, para mostrar su rechazo ante las medidas que quiere imponer la empresa. Así lo ha asegurado el sindicato CC.OO a través de su portavoz, José Antonio Martín, quien explicó que Bankia se está escudando en las medidas “que emanan de Bruselas para aplicar la reforma laboral pura y dura”. Martín recordó que los despidos previstos alcanzan los 5.000 aunque no pudo especificar el número de afectados en la provincia segoviana.

La entidad, en las reuniones mantenidas con los sindicatos, han propuesto una indemnización de 22 días por año trabajado, una medida que han calificado como “muy dura” los sindicatos que muestran esperanzas de conseguir “posturas más favorables” en el encuentro que mantendrán con la empresa el próximo jueves, 27 de diciembre. A este respecto, el delegado de Comisiones Obreras sí que criticó que, durante las últimas negociaciones, Bankia expuso que se cerrarán 1.100 oficinas y que, esta medida, se traducirá en el despido de los empleados de las mismas, sin tener en cuenta criterios como la edad, ni preparación.

En Segovia, cerca de cuatrocientas personas son empleadas de Bankia. En un primer momento, la entidad aseguró que las medidas afectarán en menor medida en las zonas de influencia o de origen de las antiguas cajas aunque, durante la concentración, Comisiones Obreras ha mostrado sus dudas al respecto ya que, sentenciaron, “también dijeron que no se aplicará la reforma laboral”.