El secretario autonómico de Medio Ambiente y Desarrollo Rural del PSCyL-PSOE y portavoz de Agricultura y Ganadería de su grupo en las Cortes, Manuel Fuentes, ha planteado un acuerdo al PP en ocho medidas prioritarias que pueden mejorar la situación de los agricultores y ganaderos y de los pueblos sin tener que aumentar el gasto público.

La oferta de acuerdo se realiza a través de una moción, que se debatirá en el próximo pleno de las Cortes, y que ha desgranado en una rueda de prensa, en la que ha priorizado ocho de los 16 puntos de la misma. Autorizar que los grupos de acción local puedan financiar proyectos de emprendedores, como ya ocurre en once comunidades; realizar una campaña de incorporación de jóvenes al sector; poner en marcha el plan de apoyo a la mujer rural; implantar antes del verano la bonificación por la cotitularidad de las explotaciones; crear el Observatorio de Precios Agrarios, y acordar un plan de salvación de los sectores ovino y caprino son las propuestas.

Fuentes, que ha recalcado que las medidas son el recordatorio de compromisos del presidente de la Junta, ha incidido en la reducción de la burocracia de la Consejería de Agricultura y Ganadería, que ha estimado “excesiva” y, con un gráfico que ha mostrado, ha destacado que hacen falta “dieciocho papeles”, en referencia a los trámites, “para mover una oveja.

Además, censuró que los técnicos de la Consejería manejen 22 mapas distintos de una misma zona rural y apuntó a la marca ‘Tierra de Sabor’ para, aunque reconoció algunos aspectos positivos de la misma, para defender que sea ‘tierra de sabor de los productores.

“Si están de acuerdo en cuatro o cinco puntos, pediremos votación separada porque queremos que se avance”, afirmó, desde una posición de acuerdo, a la que confió que se sume el Grupo Popular porque recordó que se trata de cumplir compromisos del presidente de la Junta, en la mayoría de las propuestas.

También, presentará una proposición no de ley, elaborada con la Unión de Cooperativas de Castilla y León, para que se modifique la orden de ayudas de manera que ésta no dependa de un aumento en un 30 por ciento de los socios o de su volumen de inversión porque no es eficaz para los cooperativistas. “Ese requisito pocas veces se consigue”, apostilló.

En la propuesta, defenderá que se reconozca la fusión de cooperativas para llegar a ese 30 por ciento y tener derecho a las ayudas y que se impulse la apertura de tiendas en las cooperativas que permitan la comercialización directa de los productos a los consumidores, que tendrán acceso a productos autóctonos.

Fuentes evidenció, por otro lado, que sólo un uno por ciento, un millón de euros, se han adjudicado en estos meses de 172 millones de inversiones que figuran en el presupuesto de 2010, y recordó que hay 40 millones para la liquidez de las empresas agroalimentarias, “que se pueden movilizar”.

En Castilla y León hay 500 cooperativas agrarias, de las que 300 están a pleno rendimiento, con una facturación de 1.800 millones de euros, un 10,5 por ciento de España y mueven un 35 por ciento de la producción agraria. Las 350 cooperativas más importantes de Castilla y León generan 4.500 empleos directos y unos 30.000 indirectos, en su mayoría en las provincias de Burgos y Zamora, según datos recogidos en los antecedentes de la iniciativa socialista.

Por último, el Grupo Socialista recuerda que la Consejería de Agricultura se comprometió en septiembre de 2007 a apoyar el Plan Estratégico de Cooperativismo Agrario de Castilla y León presentado por la Unión de Cooperativas de Castilla y León para aumentar su competitividad. “Ese compromiso se ha realizado tímidamente”, señala. Las ayudas a la comercialización se han reducido, recuerda este grupo, desde los 2,6 millones a 1,6 millones de media entre los años 2006 y 2009 respecto de 2003-2005.