La asociación de Amigos del Pueblo Sahararui ha montado una jaima, la vivienda típica de los nómadas saharauis, junto al emblemático monumento segoviano con la finalidad de dar a conocer la situación que se vive en el Sáhara Occidental y para rendir homenaje a las familias que acogen a niños y niñas procedentes de los campamentos de refugiados de Tindouf.

Además, se plantean un tercer objetivo que es el de establecer un punto de encuentro “para mostrar la hospitalidad saharaui a quienes, personalmente o en representación de instituciones u organizaciones, apoyan en Segovia la causa saharaui”, según explican los organizadores de esta iniciativa.

Al más puro estilo bereber, durante el fin de semana compartirán el típico té y dátiles y charlarán sobre “la realidad del pueblo sahararui y para incrementar la conciencia de la ciudadanía sobre el problema generado por la inconclusa descolonización del Sáhara Occidental”, señalan.

13 niños y niñas de los campamentos de refugiados de Tindouf, en el sur de Argelia, pasan el verano acogidos por familias segovianas, la mayoría en pueblos de la provincia, 5 de ellos, en la capital, dentro de programa ‘Vacaciones en paz’.