La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta, Silvia Clemente, destacó la fortaleza que caracteriza al sector agroalimentario en Castilla y León respecto al de otras comunidades, y recordó que desde la Junta se seguirá apoyando, tanto a los productores como a las industrias transformadoras.

Así lo dijo en el I Foro Agroalimentario organizado en Segovia por la emisora Cope Segovia, donde participaron numerosos representantes de los sectores económicos de la provincia, y donde estuvo acompañada por otros miembros de su equipo de la Consejería.

En declaraciones a los periodistas, Clemente se refirió a los más de 8.800 millones de euros que generan las actividades agroalimentarias en la región, lo que supone el 27 por ciento de la facturación total y el 10 por ciento del sector a nivel nacional. Además recordó que engloba en Castilla y León a más de 3.300 industrias y dijo que su balanza comercial sigue creciendo más que otros sectores que se están viendo afectados por caídas a causa de la crisis. “Todo ello demuestra la pujanza de un sector que es mucho mayor en Castilla y León que en la media nacional”, dijo. “Su crecimiento no es comparable con ningún otro sector”, agregó.

También lo enfocó en el caso concreto de Segovia, donde dijo que había 312 empresas agroalimentarias y diez de ellas se encuentran entre las 20 primeras de toda la provincia. Destacó el caso del Carracillo, de producción hortícola, donde desde la Junta se potenciará la modernización de los regadíos.

En todo ello puso de manifiesto la apuesta de la Junta para contribuir a incentivar las inversiones, y dijo que en los últimos cuatro años se han destinado más de 160 millones de euros para ayudar a la creación de empleo y a proyectos de I+D+i.

Igualmente señaló que desde la Junta se pusieron en marcha líneas de ayuda, tanto para facilitar financiación, como para fomentar la internacionalización de sus ventas. «Vamos a mantener estas ayudas y otras ampliándolas con nuevos productos financieros como las participaciones societarias o la creación de nuevas líneas de bonificación fiscal», aseguró.

Dijo que se colaborará con las ventas en países donde «tenemos más implantación», como Francia, Portugal en el caso de la carne, o Italia y Suiza en cuanto a los quesos y vinos; y se seguirá apoyando la marca Tierra de Sabor.