La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta, Silvia Clemente, aseguró que el sector productor es el más débil dentro de los eslabones que forman la cadena alimentaria y en concreto a la hora de marcar los precios.

Clemente intervino hoy en los cursos de verano de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), donde se analizaron los retos a los que se enfrenta cada eslabón de la cadena alimentaria, y de forma particular cómo repercuten los factores en el precio del producto final.

Clemente sostuvo que los productores primarios “sufren con mayor intensidad el establecimiento de los precios que llegan a los consumidores”, tras su transformación. En este sentido, recordó que Castilla y León es una de las regiones más destacadas en productos como los cereales, la leche de ovino o vacuno, las hortalizas, el porcino y la carne de vacuno.

Además, hizo hincapié en que desde la Junta de Castilla y León se han impulsado políticas de promoción de la primera transformación y dijo que el 27 por ciento de la facturación industrial de la Comunidad procede del sector agroalimentario, con una media de 9.000 millones de euros en los últimos años, y que da empleo al 28 por ciento del conjunto del sector industrial, por delante de la metalurgia o el sector de material del transporte.

También apuntó que la actividad alimentaria ha permitido que se mantengan los empleos en el medio rural, con más de 36.000 puestos en la actualidad. De acuerdo con sus cifras, en los últimos diez años, Castilla y León ha crecido un nueve por ciento en la creación de empleo, frente al decrecimiento del cuatro por ciento a nivel nacional.

Clemente recordó que el sector agroalimentario es el que mejor ha soportado la crisis. Y subrayó que la puesta en marcha de nuevas empresas o la mejora de las existentes han contribuido a ello.

Con una media de 525 millones de euros anuales en modernización y ampliación, las industrias agroalimentarias de la región han recibido un fuerte apoyo de fondos públicos, tanto de Europa, como del Estado y de Castilla y León, que destacó especialmente: “Hemos sido al administración que más fondos ha aportado a las inversiones realizadas en los últimos cuatro años y nos situamos solo por detrás de Cataluña en el nivel de inversión desde 2007 a 2010”. Y hemos creado 3.700 empleos de los que 2.700 son de jóvenes menores de 40 años y están localizados en el medio rural.

La consejera alabó la oportunidad del curso de verano y de la idónea ubicación en La Granja. Abogó por llevar al debate nacional un tema como la alimentación, que señaló como necesario, pues solo surge cuando aparecen crisis alimentarias.