La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, anunció hoy la puesta en marcha de la última fase para los regadíos de la comarca del Carracillo, donde se sitúa la principal zona de producción hortícola de Segovia y de Castilla y León.

Según dijo, el proyecto se encuentra muy avanzado y se podrá poner en marcha en la misma línea que otras actuaciones de regadíos, sufragado por la Junta, el Seiasa y los propios regantes, y que contaría con ayudas europeas.

Silvia Clemente destacó la importancia del proyecto durante una visita realizada a los Viveros Campiñas, empresa cooperativa familiar situada en la localidad de Chañe, donde además de la producción de planta de fresa para su exportación, se dedica a la frambuesa y a otros cultivos como la zanahoria o el puerro.

Clemente resaltó que los regadíos tienen una rentabilidad que cuadruplican a los de secano y que además generan una gran actividad posterior, tanto en su transformación como en la manipulación, hasta el punto de que en el Carracillo se emplea a más de 1.200 personas repartidas entre las casi 30 empresas del sector.

Acompañada por algunos alcaldes de la zona y de los representantes de la Comunidad de Regantes, Clemente recordó que la superficie total de la huerta que podrá beneficiarse del nuevo proyecto alcanza las 7.500 hectáreas repartidas en los municipios de Arroyo de Cuéllar, Campo de Cuéllar, Chañe, Chatún, Fresneda de Cuéllar, Gomezserracín, Narros de Cuéllar, Remondo, Sanchonuño, Pinarejos y Samboal, de las que cada año se riegan 3.000 hectáreas.

 

Modernización

Por su parte, el presidente de la Comunidad de Regantes, Enrique Herranz, señaló que la Comunidad agrupa a 713 propietarios. Destacó la importancia de la infraestructura ya iniciada y que permite que riego en la zona sur del Carracillo se realice ya mediante la recarga del acuífero superficial a través de aguas de invierno de la derivación del río Cega, unas obras que se finalizaron en el año 2006. Falta ahora abastecer la zona norte sin que afecte al riego de la zona sur por lo que preciso “desarrollar un proyecto de modernización”, señaló la consejera.

Para ello se proyectará un sistema de recarga con agua superficial procedente del río Cega a través de una derivación que se realizará en la tubería ya instalada; se realizarán 58 sondeos de forma que pueda hacerse la explotación de los recursos almacenados en invierno; y desde los sondeos se elevará el agua a una balsa de regulación desde donde, mediante una estación de bombeo, se suministrará el agua a presión a las unidades de riego.

Segovia, y concretamente la zona del Carracillo, es líder en la producción nacional y regional de plantas de fresa produciendo casi el 50 y el 60 por ciento, respectivamente. La industria Viveros Campiñas, que factura 1.600.000 euros y da empleo a cien personas de media anual, está especializada en la producción de la planta de fresa, con una experiencia acumulada durante más de 20 años. Su planta se destaca por su calidad y sus técnicas de cultivo y recolección que garantizan la máxima fiabilidad del material a la hora de la siembra para fruto.