Cigarros que se apagan solos para evitar incendios. Ese es el objetivo de la Comisión Europea que a partir de mañana 17 de noviembre deberán de adoptar todas las tabaqueras a la hora de fabricar sus cigarrillos. La medida consiste en introducir en el papel de fumar un par de anillos que asfixien la combustión del cigarro en cuanto se interrumpla la inhalación. Algunos lo han notado ya. ¿Eres tú uno de ellos? Los mecheros de todos los fumadores van a empezar a trabajar el doble.

Según las estadísticas del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, casi el 3 % de los incendios forestales tienen su origen en una colilla abandonada o arrojada desde vehículos, además, señalan también que los cigarrillos que se dejan encendidos sin vigilancia son una de las principales causas de incendios mortales en Europa. Según los datos disponibles en los estados miembros, entre 2003 y 2008 los fuegos relacionados con los cigarrillos provocaron una media de 30.000 incendios cada año que dejaron más de 1.000 muertos y unos 4.000 heridos.

La normativa será de obligado cumplimiento a partir del 17 de noviembre de 2011, cuando el Diario Oficial de la Unión Europea publique las nuevas disposiciones de seguridad. En Finlandia, donde ya se aplican las nuevas normas de seguridad, el número de incendios causados por cigarrillos ha bajado en un 43 % anual, por lo que la CE espera salvar unas 500 vidas en el conjunto de los  27 países miembros cada año.