Las nevadas caídas en los últimos días, que han dejado el paso de un frente frío y de viento por la Península Ibérica, han obligado en las últimas horas a cortar el tráfico en cuatro carreteras de las provincias de Burgos, León, Salamanca y Segovia, según la información facilitada a esta hora por la Dirección General de Tráfico (DGT).

Así, la nieve ha obligado a cerrar el puerto de Lunada (BU-572), en Burgos, y en el puerto de Valsaín (Segovia), en la CL-601. Además, la CM-318, a su paso por la localidad salmantina de Horcajo de Montemayor, ha sido cortada a lo largo de 4,3 kilómetros al encontrarse la calzada en mal estado, y la LE-142, en el término municipal leonés de Molinaseca, ha sido cortada en ambos sentidos por la presencia de un obstáculo fijo en la vía.

La nieve hace asimismo que ocho tramos viarios presenten condiciones difíciles para la circulación por ellos en estos momentos, siendo obligatorio el uso de cadenas en los puertos de montaña abulenses La Hija de Dios, Villatoro y San Juan de la Nava. Lo mismo sucede en los puertos leoneses de Cofiñal, Redipuertas y Acebedo; en el puerto burgalés de Río Trueba y en el segoviano de San Rafael.