La octava edición de la Noche de Luna Llena de Segovia, que tuvo lugar ayer, viernes 11 de julio, desde las 20 hasta las 02.00 horas de la madrugada, volvió a congregar en torno a las 42 actividades culturales propuestas a miles de personas. Es difícil calcular el número de asistentes total, dado que el público fluye de una actividad a otra, pero la Concejalía de Cultura/Segovia Cultura Habitada, organizadora del evento, estima que, sólo en la Plaza Mayor, que concentró 12 actividades, podía haber reunidas en un solo momento 5.000 personas.

Este foro era el espacio para las actividades infantiles, degustaciones y proyecciones de audiovisuales. Los cuatro talleres del Taller Municipal de Animación a la Lectura estuvieron llenos, con unos 500 niños participando. Las batucadas infantiles de Ronny Vasques llenaron de percusión la plaza. Se pintaron 400 postales a la luna y se hicieron 850 chapas con ojos de seres extraños mirando a través de una cerradura. Los tiros a puerta a la portería en tamaño real del Instituto Municipal de Deportes fueron continuos en las tres horas que pudieron hacerse. Y quien quiso pudo retratarse cual animal nocturno de jardín, astronauta o estrella en los paneles del pintor José Luis López Saura.

La Asociación de Camareros de Segovia vendió 900 cocktails de frutas sin alcohol, hasta agotar existencias, y la Asociación de Cocineros repartió alrededor de 1400 brochetas de fruta, también hasta fin de existencias. Los 2.100 bocaditos de luna de la Pastelería-Panadería Molinga se acabaron en 10 minutos.

Las tapas de diferentes países que se prepararon específicamente para la Noche de Luna Llena en 21 bares y restaurantes volvieron a ser un reclamo gastronómico. Se distribuyeron un promedio de 200 tapas por establecimiento.

En el Paseo del Salón, los marcos intervenidos por 20 artistas, La piara fantasma (20 cochinillos de cerámica decorados por otros tantos pintores), y un gran candado incandescente de barro, fueron vistos por miles de personas a lo largo de toda la noche.

La exposición de Fuencisla Francés en La Alhóndiga recibió 630 visitas, un gran éxito de público. Otro espacio expositivo abierto durante las seis horas que dura la Noche fue el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, cuya exposición y vídeos de José Manuel Ballester fueron vistos por 1088 personas, en un flujo constante de público hasta las 02:00 horas de la madrugada, que también pudo relajarse en el chill-out montado en el jardín del museo.

Los seis pases de magia del Jardín de los Zuloaga, con los magos segovianos Iván Asenjo y Héctor Sansegundo, sumaron un total de 1870 espectadores, convirtiendo a este espacio en uno de los de mayor éxito de la Noche.

El concierto Ofogh de fusión entre música persa y española en el Torreón de Lozoya congregó a 300 personas en sus dos pases, es decir, el máximo que podía.

También fue un éxito de público el ‘Viaje imaginario a las puertas de la luna’ del recogido Jardín del Mudo. Con 300 asistentes, hubo de ampliar el horario una hora más de las tres previstas.

A la Casa de Antonio Machado acudieron numerosos aficionados a la poesía para leer sus propios poemas, o simplemente escuchar recitar otros, con lleno de público casi constante durante las dos horas que duró la actividad.

En la instalación de la Casa de los Picos ‘Llaves que abren, llaves que cierran’, se utilizaron las 400 llaves aportadas por los ciudadanos, con mensajes para abrir la amistad o la esperanza.

Y las dos visitas guiadas a la Muralla, organizadas por Turismo de Segovia, se llenaron, con 50 personas asistentes en cada una. 400 personas visitaron la Casa-Museo de Antonio Machado, y 370 el Museo de Títeres de Francisco Peralta.

En cuanto a las actividades que no tienen aforo y que se celebran en la calle, se calcula que unas 800 personas escucharon el concierto de la Flamenco Jazz Company en la Plaza de San Martín, una actividad de la Fundación Orange que gustó mucho. También las grandes letras ‘Abierto’, la instalación de juego de luces y espejos ‘Puertas de luz’ junto al Acueducto, de Patricia Azcárate, o la danza neoclásica ‘Momentos’ de los bailarines Natalia Tapia y Yevgeny Uzlenkov. A partir de las 01h comenzaban la sesión de los WIC Dejotas en la Plaza Mayor y el concierto dixie de la Banda Sinfónica Tierra de Segovia (BTS), una sorpresa de esta formación que estuvo presente en distintos puntos con sus Enclaves de Luna.

La columna con los códigos QR del LABCC ‘Una puerta a los barrios’ de la Av. de Fernández Ladreda, se mantendrá allí por el momento.

En total, se estima que más de 10.000 personas pudieron participar ayer a la Noche de Luna Llena.