Centenares de amigos y familiares de la diplomática Pilar Juárez Boa, fallecida en el terremoto que asoló Haití, asistieron hoy en La Granja de San Ildefonso (Segovia) a su funeral, que se celebró en la localidad donde nació hace 53 años. El funeral se desarrolló en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, que resultó insuficiente para albergar a los muchos que quisieron acompañar a la familia de Pilar Juárez.

Entre los familiares se encontraban su viudo José Valverde Espejo, su hijo Bruno, y las hermanas Paloma, Sonia y Mónica.

La Homilía estuvo oficiada por el obispo de Segovia, Ángel Rubio, quien tuvo palabras de recuerdo para Pilar Juárez y para todos los fallecidos en el terremoto del país caribeño. Le acompañó el abad párroco Isidoro Mardomingo.

Entre los muchos asistentes se encontraban representantes del Gobierno central como el delegado de Castilla y León, Miguel Alejo; del Gobierno regional, como el consejero de Justicia e Interior, Alfonso Fernández Mañueco, y de la oposición, como el secretario general del PSCyL y diputado por Segovia, Óscar López. Además, participó el director de la Representación de la Comisión Europea (CE) en España, Francisco Fonseca; y toda la Corporación de La Granja, encabezados por su alcalde, José Luis Vázquez. También, asistieron otros alcaldes de la zona y los representantes provinciales de los mayores partidos políticos.

Hasta la iglesia llegaron tres coches fúnebres con numerosas coronas y ramos de flores, y con las cenizas que llegaron el día anterior desde República Dominicana. Tras el funeral, las cenizas recibieron cristiana sepultura en el cementerio de San Ildefonso.