El cementerio de Segovia podría cambiar de nombre, de Santo Ángel de la Guarda a Cementerio de Segovia, y la capilla del mismo podría ampliar su uso a actos de despedida civiles, alejados de la religión. Lo mismo pasaría con diferentes calles de Segovia, como Fernández Ladreda, que también podrían pasar a denominarse de otra manera según se ha dictado en pleno municipal tras la aprobación de las mociones presentadas por el grupo municipal de Izquierda Unida que iniciarán aperturas de sendos expedientes para estas causas.

En base a la aconfesionalidad del Estado y respetando la Ley de Memoría Histórica, así ha sido apoyado por los miembros socialistas y el representante de Izquierda Unida del Ayuntamiento de Segovia.  Luis Peñalosa,  de IU,  ha señalado que por principios las instalaciones municipales tienen que tener un nombre genérico y por sensibilidad hacia quienes sufrieron la represión de la época franquista habría que llevar a cabo  el cambio de estos nombres. Por su parte, Javier Giráldez, portavoz socialista, ha señalado que «deberíamos de pemitir que cada uno entierra a sus muertos según sus creencias o sus no creencias» además de aplaudir la iniciativa de Izquierda Unida respecto al cambio de nombres de calles de la capital,

No ha sido así por parte de los miembros populares del consistorio quienes alegaban que estos cambios podrían traer problemas para ciudadanos y empresarios, además de considerarlo innecesario en estos momentos ‘en los que es más importante generar empleo que cambiar nombres a calles’. Además, han aludido a los contratos  entre Ayuntamiento y Diócesis de Segovia  para la utilización de la capilla del Cementerio con otros usos, ‘que incluso podrían llegar a contravenir jurídicamente al Ayuntamiento». La historia, aludiendo a la ermita de más de 300 años y de los más de 100 del cementerio,  han sido otra de las razones por las que el grupo popular ha votado en contra de esta moción que han considerado ‘totalmente errónea’.