La Consejería de Economía y Empleo ha comunicado a los sindicatos su decisión de prorrogar la ayuda de 400 euros a los parados que no cobren ninguna prestación de las administraciones públicas por un período extraordinario de cuatro meses, según recoge en su edición de este domingo El Mundo de Castilla y León, donde precisa que con este paso la Comunidad será la única en mantener este tipo de ayudas para los más desfavorecidos y con menos ingresos.

En estos momentos, el departamento que dirige Tomás Villanueva estudia las bases reguladoras del PIE. En principio, los beneficiarios de esta nueva convocatoria sólo tendrán derecho a cobrar la prestación durante cuatro meses. La Consejería estima que unos 3.500 parados sin prestación podrán beneficiarse de esta prórroga.

La Junta disponía de un crédito de ocho millones para la implantación de este programa de integración laboral y la prórroga no significará aumento de costes para las arcas públicas, según el rotativo.