Un año más, los mejores creadores de la gastronomía mundial se reencuentran bajo los focos de Madrid Fusión, que se celebra en la capital madrileña del martes 26 al jueves 28. Una cita que Castilla y León intenta aprovechar de la mano de sus cocineros, denominaciones de origen, bodegas y sumilleres, que se cuelan en cada rincón de la programación.

En esta ocasión, la presencia de la Comunidad se refuerza con dos cocineros en el cuadro honor, el de los ponentes. Se trata de Carlos de Pablo (Casa Vallecas, Soria) y Miguel Ángel de la Cruz (La Botica, Matapozuelos, Valladolid), que en esta edición han sido invitados para participar en las conferencias del Auditorio, eje central de Madrid Fusión, por donde pasarán los grandes del mundo como Ferrán Adriá, Andoni Luis Adúriz o el francés Alain Ducasse.

Así, los dos cocineros forman parte del programa ‘El bosque comestible’, que patrocinan la Junta de Castilla y León y el Patronato de Desarrollo Integral de Soria la mañana del día 27. El vallisoletano ofrecerá a los congresistas los secretos de su especialidad, ‘El sabor de los pinares: piñas y piñones’, mientras que el soriano se centrará en la ‘Micología I+D: setas liofilizadas’.

Ganador del concurso al mejor cocinero de Castilla y León en 2008, Miguel Ángel de la Cruz se ha revelado como “uno de lo grandes maestros españoles en el trabajo con la piña y el piñón: piñas verdes asadas; piñones fritos o tostados; piñones germinados; pralinés de piñones; zumo de piñas frescas…”, destacan los organizadores de la cita. Cocina de proximidad y de investigación, que reivindica uno de los frutos más abundantes e infravalorados culinariamente del paisaje ibérico.

En el caso de Carlos de Pablo, Madrid Fusión reconoce que “resulta difícil, sin duda, atraer la atención del público y la crítica gastronómica desde un restaurante llamado Casa Vallecas ubicado en un pequeño municipio soriano como Berlanga de Duero”, pero lo consigue “a través de una delicada interpretación de la cocina popular castellano y leonesa iluminada por brillantes destellos de creatividad y genio culinario, virtudes que se reflejan muy especialmente en sus platos de caza y setas”.

Nada más terminar sus respectivas charlas, el certamen celebrará una de sus actividades más clásica; la subasta de la trufa, que también cuenta con el respaldo del Patronato de Desarrollo Integral de Soria. Las pujas por las selectas piezas de trufa blanca y trufa negra sorianas son seguidas con el máximo interés por los asistentes y los precios llegan a superar los 6.000 euros.

Un día antes se producirá el desembarco, por cuarto año consecutivo, de los cocineros de Valladolid, responsables de la comida-degustación del primer día del congreso. Una veintena de restauradores de los mejores establecimientos de la capital llevarán a Madrid Fusión una cuidada selección de pinchos fríos, calientes, guisos y postres con el objetivo de conquistar, un año más, al selecto público de la cumbre gastronómica. La comitiva estará encabezada por el alcalde de la ciudad, Javier León de la Riva, ferviente convencido de que la repercusión mediática del evento supera con creces la inversión municipal.

La presencia de Castilla y León también se deja sentir con fuerza en el concurso de Bocadillos de Autor, que se fallará el mismo día 26, donde destaca la presencia de tres finalistas de la Comunidad. Se trata de Cecilia González, del Hotel AC Palacio Santa Ana de Valladolid, por su ‘Mollete con mantequilla de anchoa, boletus, caballa y queso semi de tierra de campos’; de Javier González García, del Restaurante Los Zagales, también de Valladolid, por ‘A+D+D Comerse, se huele’, y de José Ignacio Rojo Magaz, del Hotel La Galera de Burgos, por su creación ‘Entre Pinares’.

Además, de los 23 finalistas en el IV Campeonato Nacional de Sumilleres Trofeo Custodio López, cinco proceden de diferentes puntos de la Comunidad. El día 27 se sabrá si Miguel Ángel de Domingo Cabestrero (El Lagar de Isilla, Burgos), Marcelino Calvo-Rodríguez (El Ermitaño, Zamora), Raquel Pérez Muñoz (Terraza Chiqui, Salamanca), Santiago García Crespo (Marsella, Salamanca) o Noemí Bocos Arévalo (Palacio de los Condes, Valladolid) se hacen con el galardón.

El último día de la cumbre, el jueves 28, será el de la Denominación de Origen Ribera del Duero, que para esta edición ha programado dos actividades. En el Auditorio tendrá lugar ‘El Teatro de las Ideas: el caso José Andrés’, conferencia que patrocina el Consejo Regulador, en la que el chef asturiano analizará su experiencia en Estados Unidos, país donde inició su trayectoria profesional y donde en la actualidad posee varios restaurantes. Además, una selección de algunos de los mejores vinos ribereños podrán catarse bajo el lema ‘Ribera del Duero: Punta de Lanza’.

Estados Unidos supone para la denominación un mercado estratégico y de gran potencial, por lo que en la actualidad desarrolla una campaña de marketing y comunicación en diferentes estados bajo el lema “Drink Ribera. Drink Spain”, de ahí su especial interés en patrocinar la conferencia de José Andrés, en la que analizará su aterrizaje americano.

A las 10,30 horas de la mañana del jueves está prevista una cata de quince vinos de otras tantas bodegas de la Ribera dirigida a los periodistas extranjeros asistentes a la cumbre. Los destinatarios de esta degustación, cincuenta cronistas especializados, provienen de países en los que el consumo de vino es una práctica emergente, y han sido invitados por el Instituto de Comercio Exterior.

Los vinos que se expondrán en la sesión han sido seleccionados entre casi un centenar de referencias presentadas a concurso, en una cata ciega realizada el pasado diciembre en las dependencias del Consejo Regulador.

Otras bodegas repiten con una presencia particular en la cumbre. Es el caso de Arzuaga, que cuenta con su propio expositor, como Pago de los Capellanes y el Grupo Matarromera. También han querido destacar su presencia en el congreso Burgos Alimenta, la Diputación provincial de Segovia, Valladolidturismo.com y Cardo Rojo de Ágreda, junto a los embutidos Carrasco Guijuelo y el Grupo Pascual.