Castilla y León podría ahorrar más de 83,4 millones de euros al año si licitara sus concursos de manera electrónica, en lugar de con los tradicionales sistemas en papel, según datos de la multinacional Vortal, especializada en el desarrollo e implantación de plataformas de contratación pública electrónica.

En total, las Administraciones Públicas estatales podrían rebajar sus gastos en 2.500 millones de euros al año, el equivalente al recorte del cinco por ciento del sueldo a los funcionarios por el que espera obtener 2.300 millones.

Vortal estima en nota de prensa que tan sólo sustituyendo el tradicional sistema de licitación en papel se podría reducir en casi un cuatro por ciento el gasto en contratación de bienes, servicios y obras, lo que supone un ahorro de en torno a 50,2 millones de euros anuales para las administraciones castellanas y leonesas.

Además, si los diversos organismos compartieran las mismas aplicaciones informáticas instaladas en ‘nube’ -un sistema de acceso remoto a comunidades de recursos compartidos– se podrían ahorrar otros 33,2 millones de euros adicionales.

A esta reducción de gastos se añadiría un ahorro adicional en el tiempo de los funcionarios que podrían dedicarse a la función pública en lugar de al desarrollo y mantenimiento de aplicaciones en el conjunto de la Administración Pública, como hacen los 16.000 funcionarios dedicados actualmente a estas tareas a nivel estatal.

Según la multinacional, el uso de sistemas de licitación sobre la base de una plataforma en ‘nube’ podría reducir hasta un 20 por ciento los costes de gestión y adjudicación, a la vez que “potenciaría la libre competencia” al permitir a las empresas proveedoras el acceso a los concursos en igualdad de condiciones.

Según el estudio elaborado por Vortal, el Gobierno regional podría ahorrar algo más de 65 millones de euros anuales en caso de aplicar este tipo de sistemas, a lo que habría que sumar una rebaja de en torno a 18,4 millones de euros procedentes de las entidades locales.

Concretamente, la provincia de Valladolid sería la más beneficiada por la implantación de sistemas electrónicos de licitación, ya que le supondrían un ahorro de casi 5,8 millones de euros anuales. Tras ella se situarían las provincias de Burgos (3,6 millones de euros), León (2,4 millones de euros), Ávila (2 millones de euros), Segovia (1,6 millones de euros), Palencia (1,3 millones de euros), Zamora (0,9 millones de euros), Soria (0,5 millones de euros) y Salamanca (0,3 millones de euros), con diferentes beneficios en función del volumen de contratación pública que realizan.

Cataluña, Madrid y Andalucía

Las administraciones públicas de Cataluña, Madrid y Andalucía serían las que mayores ahorros obtendrían al usar un sistema electrónico de licitación, según los cálculos realizados por Vortal, basados en datos de 2008 -últimos disponibles- del Registro Público de Contratos, del Ministerio de Economía y Hacienda.

Concretamente, en Cataluña el ahorro rozaría los 612 millones de euros anuales, por delante de Madrid y Andalucía, con ahorros de 228 millones y 186 millones, respectivamente, seguidas de la Comunidad Valenciana, con 157 millones. Por su parte, Galicia obtendría unos ahorros de casi 120 millones anuales si licitara sus procedimientos de manera electrónica, tras la que se situaría Canarias, con un ahorro estimado de 104 millones.

A continuación, le siguen Castilla y León, con 83 millones; Castilla-La Mancha, con 82 millones; Extremadura, con 51 millones; Murcia, con 44 millones; Aragón, con 43 millones; Asturias, con 42 millones; País Vasco, con 38 millones; Navarra con 25 millones; La Rioja, con 15 millones; Baleares, con 14 millones y, finalmente, Cantabria, con 12 millones. Las ciudades de Ceuta y Melilla habrían ahorrado 1,9 millones y 0,02 millones, respectivamente.

Reducir el endeudamiento

Según Vortal, el uso de plataformas electrónicas de licitación está ayudando a administraciones de otros países europeos a reducir sus niveles de endeudamiento, como por ejemplo Portugal, y podría ser usada también por la Administración española para alcanzar más fácilmente el compromiso del tres por ciento de déficit en las cuentas públicas en 2013. De hecho, en Dinamarca las entidades adjudicadoras ya han cambiado las facturas en papel por un sistema de facturación electrónico, que prevé ahorros de 100 millones de euros al año al Estado danés.

Vortal ha constatado que de las 12.000 entidades y empresas públicas existentes en España, prácticamente el 99 por ciento siguen ancladas en los sistemas tradicionales de contratación. Eso equivale a decir que apenas 200 entidades hacen uso de las nuevas plataformas de licitación lo que les lleva a incurrir en costes adicionales.