Alrededor de 840.000 menores de edad en España estuvieron expuestos de alguna u otra manera a la violencia de género durante el año 2012 según la Macroencuesta del Ministerio de Igualdad. Se trata de un problema emergente detectado por el informe de Violencia de Género de la Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR), cuyo teléfono de ayuda a los menores experimentó un “aumento significativo” durante el año 2011, al atender 792 llamadas relacionadas con la violencia de género, de ellas, 687 en el entorno familiar, y 105 contra una adolescente.

El presidente de ANAR, Luis Estebaranz, presentó hoy en Segovia una jornada destinada a estudiantes con el objetivo de concienciar y formar en igualdad con motivo de la reciente celebración del Día Internacional contra la Violencia de Género. Estebaranz explicó que de las 105 llamadas por violencia de género recibidas en el servicio gratuito de ANAR, el 40 por ciento era de mujeres de 17 años, el 25 por ciento de 16 años y el 35 por ciento de franjas entre mujeres desde los 12 hasta los 15 años.

Por otra parte las denuncias formalizadas también aumentaron significativamente durante el año pasado. Según la representante de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno de Segovia, Teresa Fuentetaja, durante el año 2011 fueron un total de 290 menores de edad las que denunciaron casos de violencia doméstica, mientras que en lo que va de año, las denuncias experimentan un crecimiento que las sitúa en un total de 525, “lo que demuestra que cada vez son más las mujeres que dan el paso de denunciar”.

Los datos arrojados por el estudio aseguran además que en el 64,8 por ciento de los casos el agresor es novio o pareja de la víctima. Según la fundación, en el último año se vieron incrementados notablemente los casos en el que el agresor se trataba de una ex pareja al pasar de un 26,5 por ciento en 2010 a un 34,3 por ciento.

Respecto el grado de conocimiento sobre el problema, en partes iguales un 39 por ciento de las adolescentes confesaron ser conscientes y otro 39 por ciento por el contrario, “no identifica la situación que está viviendo como de violencia de género; no se reconoce a sí mismo como víctima , ni conoce el ciclo en el que esta violencia se desarrolla”.

Entre los datos extraídos, la Fundación ANAR destaca como una de las principales problemas psicológicos, con un 55,7 por ciento a partir de los casos de violencia de género. Distan de un 8,5 por ciento en dificultades para mantener relaciones, o del 6,5 por ciento de relaciones en el ámbito escolar.

Enmarcada dentro del proyecto “Buentrato”, la jornada celebrada en el Salón de Actos del Centro de Asociaciones de Autoayuda y Voluntariado del Ayuntamiento de Segovia, contó con la participación de los alumnos del Colegio Cooperativa del Alcázar. Fuentetaja destacó que las raíces de la lacra del maltrato se encuentran se dan por desigualdades culturales que imponen cualidades que “diferencian” al hombre de la mujer y “que no necesariamente son reales”. Además de explicar a los alumnos la necesidad de “respetar, compartir, dialogar y dar libertar a las personas con las que compartimos nuestras vidas”, explicó la necesidad de tomar conciencia social de este problema.

Para concluir la representante de la Subdelgación insistió en la necesidad de “estar alerta” y de la denuncia como método más eficaz para erradicar este problema, y que puede ejercerse a través del servicio de la fundación.

El Teléfono ANAR, de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo, (900 20 20 10) es totalmente gratuito y fue creado en 1994 para ofrecer ayuda de forma confidencial e inmediata a los menores de edad que se encuentren en situación de riesgo. Todo un equipo de profesionales que van desde trabajadores sociales hasta abogados, están detrás de esta línea para ayudar a estos menores. Además, desde el año 2011, el número de teléfono 116111, opera en todos los países de la Unión Europea para la protección de niños y adolescentes.