Un total de 178 empresas participan desde hoy en la Feria Sectorial de Cuéllar que se celebra hasta el próximo 2 de mayo, y donde se ofrecen los últimos avances en diferentes ámbitos económicos como el sector del mueble, la automoción, la ganadería o la alimentación.

El certamen, que fue inaugurado por la consejera de Agricultura, Silvia Clemente, y el alcalde de la villa, Jesús García, revela un aumento de la actividad ya que incrementa en un 30 por ciento la cifra de expositores del año pasado.

En diferentes espacios habilitados en el recinto ferial ubicado junto al Castillo de la villa, los expositores han visto ampliado su superficie hasta alcanzar los 7.000 metros cuadrados, pues se han añadido zonas como la parte posterior del Arco de San Basilio.

En una gran carpa de 3.000 metros cuadrados se reúnen expositores de industria, alimentación, servicios, y mueble y decoración. De acuerdo con los datos del Ayuntamiento, el 75 por ciento de los expositores que se dan cita en este certamen multisectorial proceden de diferentes provincias de Castilla y León, 35 de los seleccionados son de Segovia y 25 proceden de Cuéllar.

Una de las novedades de este año es el sector del ‘caravaning’, al que se le piensa destinar más espacio en próximas ediciones ante el aumento de la actividad turística de este tipo. Otra de las novedades de esta edición de la Feria es la carpa de Tierra de Sabor, con la que la Junta de Castilla y León promociona los productos agroalimentarios de la región.

Al certamen multisectorial se suma por noveno año la Feria del Mueble y Decoración que aumenta este año hasta 20 sus expositores, y en las jornadas de sábado y domingo se sumará también la Feria de Artesanía en el Patio de Armas del Castillo y el II Mercado de Coleccionismo y Antigüedades que duplica el número de expositores de su primera edición acogiendo 16. Además durante todo el fin de semana, vecinos y visitantes podrán disfrutar de la Feria de Tapas en 17 establecimientos hosteleros distribuidos por todo el municipio. 

Dentro de las actividades paralelas destacan las deportivas, como la tradicional Carrera de La Chuleta, una prueba ciclista que recorre la villa mientras los espectadores tienen por costumbre disfrutar de merienda en el campo a base de chuletas de cordero.