La Asamblea General de Caja Segovia ha seguido los pasos del resto de entidades del grupo Bankia y aprobó hoy el traspaso de sus activos y pasivos del negocio bancario minorista al Banco Financiero y de Ahorros S.A., ratificando así el acuerdo del Consejo de Administración del pasado 27 de enero.

Con este acuerdo se completa la integración acordada por Caja Madrid, Bancaja, Caja Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja el 14 de junio de 2010, y se prosigue la trayectoria de reestructuración bancaria, que continuará con la próxima salida a Bolsa.

Tras la asamblea, el presidente y el director general de Caja Segovia, Atilano Soto y Miguel Ángel Sánchez Plaza, respectivamente, aseguraron que la aprobación se hizo por unanimidad y señalaron que la decisión ha sido la mejor de las que podían adoptarse.

Aclararon que Caja Segovia continúa como entidad de crédito para gestionar la red de ventas y manteniendo su personalidad jurídica como caja de ahorros. Además señalaron que esta operación hace al grupo “aún más sólido y estable, según estaba previsto en el contrato de integración, reforzando sus principios básicos de solvencia y liquidez, unificación de políticas y la mutualización de resultados”.

Desde la perspectiva del territorio, la unificación reporta mayor seguridad a los clientes, mayor capacidad para acudir a los mercados de capitales para disponer de más medios financieros, y especialmente la oportunidad de pertenecer a la primera entidad en banca comercial y de empresas del mercado nacional, informa ICal.

 

Gestión de más oficinas

De hecho, desde Segovia se gestionará un total de 181 oficinas de las ocho provincias que le han sido asignadas al equipo del nuevo director general de Caja Segovia, y que en los próximos días completará el organigrama. Todo a pesar de que antes de final de año se cerrarán 23 oficinas.

Los responsables de la entidad subrayaron que se preserva las señas de identidad como caja, especialmente en la actividad de la obra social, marca y activos necesarios que expresamente se excluyen de la segregación, entre las que destacan el Torreón de Lozoya, el Palacio de Villafañe (sede original de Caja Segovia) y el Palacio de Mansilla, donde se encuentra el Colegio Universitario Domingo de Soto.

Además de recordar las cifras del nuevo grupo, el presidente de Caja Segovia quiso dejar claro que las cajas “son las dueñas del banco, no el banco el dueño de las cajas”, matizó. Según dijo, el grupo en conjunto tenía a finales de 2010 un volumen de negocio de 485.925 millones de euros, el primer grupo bancario del país por volumen de negocio doméstico. Su cuota de mercado es superior al diez por ciento. Además Bankia tiene prevista su salida a bolsa, con lo que cubrirá “sobradamente las exigencias de la nueva normativa aprobada recientemente en materia de capitalización de entidades financieras españolas”.

 

Balance anual

En el transcurso de la Asamblea General de Caja Segovia se aprobaron también las cuentas anuales, el informe de gestión e informe anual, así como la aplicación de los excedentes a los fines de la Caja y la gestión del Consejo de Administración, correspondientes al ejercicio de 2010.

Durante el año pasado ejercicio Caja Segovia obtuvo un resultado, después de impuestos, de 16,6 millones de euros, lo que permitirá destinar 6,5 millones de euros a la Obra Social y Cultural; y 10,1 millones de euros a Reservas Generales.

Según dijeron sus responsables, en este año se ha llevado a cabo un esfuerzo orientado al desapalancamiento y el saneamiento de su actividad financiera, “mejorando notablemente sus posiciones de liquidez y cobertura de sus activos”. La entidad ha realizado un esfuerzo de saneamiento sin precedentes, superior a los 274 millones de euros.

La asamblea tuvo también conocimiento de la gestión y administración del Presupuesto de la Obra Social, relativas al ejercicio 2010 y elevó a definitivo el presupuesto de la misma para el ejercicio 2011. Durante el pasado año la Obra Social de Caja Segovia ha tenido como beneficiarios a más de 300.000 personas. Para el año 2011, el mayor porcentaje del presupuesto (un 37 por ciento) irá destinado a los temas solidarios y sociales, con la convocatoria de ayudas a entidades de interés público y social, la colaboración con los colectivos en riesgo de exclusión social o la tercera edad, además del apoyo a los emprendedores, la convocatoria de becas formativas, la promoción de la cultura y el deporte en nuestro ámbito de actuación.