El Consejo de Administración de Caja Segovia aprobó hoy “analizar” el proyecto de integración en el grupo de Banca Cívica, en el que participan Caja Navarra y Caja Canarias, “para poder hacer una valoración” del mismo. Además, decidió suscribir un acuerdo de confidencialidad y exclusividad con las otras entidades, así como “iniciar negociaciones sobre su contenido y redacción final”, según informaron fuentes de la entidad de ahorro en un comunicado.

El acuerdo no obtuvo la unanimidad de los 16 consejeros que acudieron a la cita en una votación con carácter secreto que se celebró mediante urna a petición de uno de los miembros del Consejo, lo que reveló que había diferencia de criterios entre los consejeros. La votación tuvo lugar después de que se presentara al Consejo de Administración lo que es un Sistema Institucional de Protección (SIP), modelo propuesto por Banca Cívica.

En esta línea, y correspondiendo a la invitación del proyecto Banca Cívica, se consideró “conveniente analizar dicho proyecto para, una vez estudiado, poder hacer la valoración correspondiente”. Así, la entidad informó que se abordó lo tratado en las últimas reuniones en las que ha participado Caja Segovia en relación a los procesos de “integración” o “consolidación” de las cajas de ahorro de Castilla y León, informa ICal.

Caja Segovia puntualizó en el comunicado que dicho acuerdo “no determina posición previa alguna” pero permitirá a los órganos de gobierno de la entidad “recabar la información necesaria para la adopción de decisiones futuras en cuanto a su posición “en los procesos de fortalecimiento del sistema financiero”.

Tras la reunión, se proseguirá con nuevas reuniones que deberán determinar el peso que cada entidad pueda tener en la futura entidad que forme Banca Cívica. De estos porcentajes no se habló en el Consejo de Administración, ya que será preciso revisar la documentación que se intercambien las distintas ‘entidades socias’ que forman el SIP. Es posible que esa documentación, en la que figura la situación económica y financiera de cada una, se quede en manos de los técnicos y ni siquiera puedan revisarla los consejeros, ya que se trata de una integración y no una fusión.

Para todo ello los técnicos formarán grupos de trabajo en los que se definirán los términos para avanzar en la creación de este nuevo órgano en el que estarán integradas las tres cajas de Castilla y León, así como las de Navarra y de las Islas Canarias.

 

Caja Ávila apuesta por Banca Cívica

En un comunicado de prensa, Caja de Ávila ha informado de que su Consejo de Administración dio luz verde, por unanimidad, al inicio del estudio del proyecto de Banca Cívica, del que forman parte Caja Navarra y Caja Canarias y, previsiblemente, también Caja de Burgos y Caja Segovia. También avanzó que lo valorará “bajo criterios de igualdad” con respecto a otras opciones.

En este sentido, el Consejo de Administración faculta al presidente de Caja de Ávila, Agustín González, y al director general, José Manuel Espinosa, “para suscribir el oportuno protocolo de intenciones” con el fin de valorar, “después de las correspondientes negociaciones y bajo criterios de igualdad, la adopción de futuras decisiones en cuanto a la posición de la entidad en los procesos de fortalecimiento del sistema financiero”.