El Consejo de Administración de Caja Segovia aprobará mañana el contrato de integración en el Sistema Institucional de Protección (SIP) liderado por Caja Madrid en el que también participan Bancaja, Caja Insluar de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, y Caja Rioja.

Aunque el Consejo de Administración ya ha expresado anteriormente su respaldo a la propuesta, que ha sido presentada a la mayoría de los presidentes de las regiones en las que cuentan con presencia física las entidades de ahorro socias, es probable que no exista unanimidad de voto entre todos los quince consejeros de Caja Segovia.

De este modo no se esperan sorpresas a pesar de que los consejeros recibieron algunos datos en su consejo de administración ordinario el pasado martes, como que la Presidencia Ejecutiva la ostentará Caja Madrid, la Vicepresidencia Bancaja, y la forma en que se repartirá el territorio de actuación. Caja Ávila asumirá como territorio de expansión Salamanca y Caja Segovia asumirá la provincia de Valladolid, de modo que asumirán las oficinas que Caja Madrid o Bancaja tienen esas provincias. A su vez, su presencia en Madrid pasarían a ser gestionadas por la entidad madrileña.

Sí cambia, por otro lado la duración del SIP, que pasa de diez a quince años, y se incrementa ligeramente, en torno a unas 20, el número de oficinas que tendrán que cerrarse.

El respaldo al SIP de Caja Madrid ya ha contado con el apoyo de los consejeros en anteriores reuniones en las que se ha estudiado esta ‘fusión fría’ y que no cuenta ni con el respaldo del PP ni del PSOE a nivel regional. De hecho, el PSOE ha recomendado a sus representantes que se abstengan y el PP ya mostró su disconformidad con una propuesta de cese en su cargo político a un consejero representante de las Cortes regionales.

Como ya ocurriera en mayo de este año, cuando se desestimó el proyecto de Banca Cívica, por considerarlo “lesivo” para los intereses de Segovia y de Caja Segovia, la mayoría de los consejeros de Caja Segovia se muestran partidarios de participar en el SIP de Caja Madrid. Así lo votaron el pasado 14 de junio cuando el Consejo de Administración aprobó por mayoría el protocolo de constitución del SIP con Caja Madrid, Bancaja, Caja Insular de Canarias, Caixa Laietana, Caja Ávila y Caja Rioja, entidades que también ratificaron el acuerdo ese mismo día. En el caso de Segovia entonces votaron a favor doce consejeros, hubo una abstención y uno votó en contra, de modo que algunos representantes, tanto del PP como del PSOE, no se atuvieron a las consignas dadas desde Valladolid.

El grupo que lidera Caja Madrid se convierte en el primero de España en cuanto a número de activos. Según informó entonces el presidente de Caja Segovia, Atilano Soto, al término del Consejo, la nueva alianza permitirá una mayor aportación económica, en disponibilidad de recursos y en inversiones. “Se gana más que se pierde”, resumió a la vez que volvió a utilizar símiles futbolísticos para recordar que ahora Caja Segovia juega en “división de honor”.

Según la propia entidad, la nueva entidad dará lugar a la primera caja de ahorros española, con unos activos de 340.000 millones de euros, y a la primera entidad de banca comercial y de empresas en el mercado nacional por volumen de negocio.

Una vez aprobado el contrato de integración, éste se llevará a las asambleas de las respectivas cajas para su ratificación el 14 de septiembre próximo.