Las cajas de ahorro de Castilla y León han visto reducir sus beneficios a la mitad hasa el mes de septiembre y cerraron el tercer trimestre de 2010 con un resultado total de 85 millones de euros, frente a los 175,8 que registraron en el mismo periodo del año anterior, según el informe presentado hoy por la Confederación Española de Cajas de Ahorro, que revela que la caída del beneficio en este año del 51,6 por ciento. En cuanto a Banca Cívica, se anota unos beneficios de 168,8 millones de euros.

Así, las entidades financieras de la Comunidad han disminuido su crédito a la clientela en 2.509 millones de euros y en sus balances sumaban a 31 de septiembre de 2010 46.747,9 millones de euros en este concepto, frente a los 49.257,8 del año anterior, lo que supone un descenso del 5,1 por ciento. Del mismo modo, perdieron depósitos por valor de 979 millones de euros y llegaron en total a los 51.990,5 millones de euros, menos de los 52.969,9 que apuntaron en septiembre de 2009, es decir, una bajada del 1,8 por ciento. También, el patrimonio neto de las entidades sufre una merma del 16,4 por ciento y se queda en los 3.977,7 millones de euros, frente a los 4.760,2 del año pasado por la misma fecha.

Todas las entidades redujeron beneficios durante el último año, aunque es especialmente intensa en el caso de Caja de Ávila, con un 74,6 por ciento, seguida de la recién fusionada Caja España y Caja Duero, con un 59,9 por ciento. En Caja de Burgos, el resultado se redujo un 53,4 por ciento y en Cajacírculo, un 43,9 por ciento, mientras que Caja Segovia aguanta mejor la crisis y apenas ve disminuir el beneficio un 1,6 por ciento.

También es generalizado el descenso del crédito a la clientela, en este caso con excepción de Caja de Ávila, que lo incrementó en un 0,7 por ciento. En el resto, son la fusión entre Caja España y Caja Duero y Cajacírculo, las que registran una mayor reducción, del 6,6 y 6,2 por ciento, respectivamente. Le siguen Caja Segovia, con un 4,4 por ciento y Caja de Burgos, con un tres por ciento.

La evolución de los depósitos durante el último año ofrece un resultado desigual según las entidades. Las dos entidades burgalesas, Caja de Burgos y Cajacírculo, han contabilizado la mayor reducción, con un 4,2 y un 3,7 por ciento de descenso en sus balances, seguida de Caja España y Caja Duero, que anotó una bajada del 2,9 por ciento, 927 millones de euros. Mientras tanto, Caja Segovia registró un aumento del 5,5 por ciento y Caja de Ávila, del 3,9 por ciento.