Caja Madrid ha cerrado la primera de las tres oficinas que tiene en Segovia y que se encuentran ya inmersas en el proceso de reestructuración bancaria surgida tras la fusión de las siete entidades que forman el grupo Bankia y donde participan, entre otras, Caja Segovia y Caja Ávila.

El cierre se ha hecho ya efectivo en la oficina que Caja Madrid tenía en el barrio de San Lorenzo, en la Avenida Vía Roma. Precisamente la sucursal elegida se encuentra a escasos metros de otra oficina de Caja Segovia. Los clientes han recibido una comunicación en la que se les advierte del cierre de la oficina y se les indica la situación de las otras dos sucursales abiertas en la ciudad. Existen también oficinas en otras localidades de la provincia.

El cierre se suma a los de diez oficinas que tiene previstos llevar a cabo Caja Segovia y de los que ya se han materializado dos. En total, el grupo tiene previsto cerrar a lo largo del año 600 oficinas.

Precisamente hoy se ha celebrado asamblea general en Caja Madrid, en la cual el presidente Rodrigo Rato anunció que 2.900 empleados del grupo ya han aceptado prejubilarse antes de que acabe 2012. Este número supone que ya han aceptado salir de Bankia el 93 por ciento de las 3.086 personas que dejarán la entidad por la vía de una jubilación anticipada, con la que recibirán el 95 % de su salario fijo y a la que pueden acceder los que tuvieran al menos 54 años al cierre de 2010.

La Asamblea de Caja Madrid aprobó el traspaso de los activos y pasivos de la entidad a Bankia, el grupo fruto de la unión de la institución madrileña con Bancaja y las cajas Insular de Canarias, Laietana, Ávila, Segovia y Rioja. Y el próximo día 14 lo harán las asambleas de Caja Segovia y Caja Ávila.