No ha sido fácil y la negociación ha sido ardua y complicada debido a los intereses de las entidades implicadas. Con ajustes y desajustes, encuentros y desencuentros, este viernes Caja España-Duero dio el sí a a un nuevo plan económico para la fusión, manteniendo el 30% del peso. La fusión entre Caja España-Duero y Unicaja da lugar a una entidad con unos activos por encima de los 80.000 millones de euros, lo que la situaría entre la de mayor tamaño del sector en España. La entidad castellana y leonesa aportaría, con datos de la Ceca a 30 de septiembre de 2011, 44.175,1 millones de euros, y la malagueña, 36.230,1.

Los créditos a la clientela de ambas cajas se elevaría hasta los 50.628,4 millones de euros, con una aportación de Caja España-Duero de 26.706,8 millones, y de Unicaja, de 23.921,5. Asimismo, los depósitos de clientes alcanzaría los 60.390,3 millones de euros, 34.045,9 de la caja de Castilla y León, y 26.344,3 de la andaluza.

El patrimonio neto de la futura caja fusionada se situaría en los 4.136 millones de euros, de los que 1.496,6 millones corresponderían a Caja España-Duero y 2.639,3, a Unicaja, siempre según los datos Ceca de finales del tercer trimestre del año pasado, los últimos balances públicos consolidados disponibles.

El informe de la Ceca, constata que Caja España-Duero había logrado a fecha 30 de septiembre del año pasado, un resultado de la entidad dominante de 39,3 millones, mientras que Unicaja, registraba unas cifras de ejercicio de 101,16 millones.

La entidad resultante de la integración de Caja España-Caja Duero y Unicaja podría contar, al menos al principio sin una reestructuración, con 1.851 oficinas, de las que 907 pertenecen a la caja castellana y leonesa, según su página web a fecha de septiembre de 2011, y 944 a la andaluza. La red estaría presente en todas las comunidades españolas, excepto Canarias, así como con 15 sucursales en el exterior: once en Portugal (todas ellas aportadas por Caja España-Caja Duero), y una en Frankfurt, Bruselas, Londres y la ciudad marroquí de Casablanca.

De esta forma, Castilla y León pasaría de tener 576 oficinas a 577, siempre según la web de Caja España-Duero, ya que Unicaja únicamente aporta a la región una sucursal ubicada en Valladolid capital, con lo que los clientes de la región dispondrían del 31 por ciento de las 1.851 sucursales en el conjunto de España tras la posible integración, mientras que Andalucía, con 840, tendría algo menos de la mitad, el 45 por ciento, ya que a las 23 que allí posee Caja España-Caja Duero se le sumarán las 817 de la malagueña, donde evidentemente está fuertemente expandida.

La fusión no supondrá grandes modificaciones en el resto de comunidades autónomas fuera de Castilla y León y Andalucía, a excepción de Castilla-La Mancha y Madrid, donde Unicaja posee 81 y 23 oficinas, que se sumarían a las 11 y 115 de la entidad regional. Destaca el caso de Ciudad Real, donde se encuentran 78 de las 81 sucursales manchegas de Unicaja, debido a la cercanía con la región sureña.

En el resto de comunidades, la fusión contemplaría un total de 78 oficinas en Extremadura (75 de Caja España-Duero y tres de Unicaja), 17 en la Comunidad Valenciana (14 y 3), 14 en Cataluña (10 y 4) y ocho en Murcia (5 y 3). A ellas se unen las cuatro que la caja malagueña posee en la Ciudad Autónoma de Melilla y otra más en Ceuta. Como era de esperar, Andalucía deberá soportar el mayor peso, con 840 oficinas. De ellas, 296 se encuentran en Málaga, la provincia con una red comercial más tupida y a la que se sumarán ocho sucursales de Caja España-Caja Duero. Le siguen las 137 de Almería y las 127 de Jaén. La provincia andaluza con menos presencia de Unicaja es Huelva, con 26 oficinas.

En Castilla y León, Caja España-Caja Duero disponía a fecha de septiembre de 2011, de 139 oficinas en Valladolid; 125 en León; y 106 en Salamanca; en Zamora permanecerá una red con 72 centros; en Palencia, 55; y en Soria, 44 sedes. Por último, en Ávila, la estructura será de 24 oficinas; en Burgos, de 8; y en Segovia, habrá tres centros.

Por lo que respecta al número de trabajadores de la nueva entidad, a los 4.704 empleados de la entidad castellana y leonesa (2.201 de Caja Duero y 2.520 procedentes de Caja España) se unirían otros 4.871 de Unicaja, según la entidad, es decir, que totalizan 9.575 personas.

 

Otros datos de interés

Además de sucursales en cuatro países, la presencia internacional de Unicaja se ve ampliada mediante la red de oficinas de representación de CECA y los 2.000 corresponsales bancarios extranjeros, bancos internacionales de primera línea extendidos por todo el mundo (Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Suiza, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Marruecos…) y líderes del sector financiero de sus respectivos países, con los que mantiene acuerdos de colaboración.

La entidad andaluza cuenta con una red 1.055 cajeros en su ámbito de actuación, más de 17.600 terminales punto de venta y en torno a un millón de tarjetas de pago en circulación. Se trata de la mayor red de cajeros automáticos, terminales punto de venta y tarjetas de pago en circulación de Andalucía.

Por último, su Obra Social, la más importante de carácter privado de la Comunidad andaluza, registró un presupuesto de 53,1 millones de euros en el ejercicio 2010, llega a 5,2 millones de beneficiarios directos, realiza un número superior a 5.800 actividades al año y mantiene 174 centros de actividad. El impacto en el PIB nacional de la Obra Social de Unicaja es superior a los 112 millones de euros, lo que contribuye a crear más de 2.700 empleos directos e indirectos.