La austeridad impuesta por la crisis económica ha llevado a los ayuntamientos de las nueve capitales de provincia de Castilla y León a intentar reducir al máximo sus presupuestos para la celebración de la Navidad, en especial en lo referido al alumbrado, con gastos que en varias ciudades suponen menos de la mitad de lo invertido el año pasado y que llegan hasta el 92 por ciento en el caso de León.

La disminución del gasto navideño en Segovia ha sido muy reducida porque, según fuentes municipales, llevan cuatro años recortando en este concepto. En este tiempo se han suprimido cenas, comidas y regalos. En lo que respecta al alumbrado, este año se mantiene el número de arcos luminosos, con más de 250, aunque tendrán menos consumo por la sustitución de luces incandescentes por las de tecnología led y por el retraso de diez días en la fecha de encendido, según explicó el alcalde, Pedro Arahuetes. En total el Ayuntamiento, destina unos 40.000 euros a la iluminación haciéndose cargo de la mitad del alquiler de cada arco, mientras que el resto lo pagan los comerciantes.

El Ayuntamiento de Ávila ha rebajado un 44,06 por ciento la partida para iluminación ornamental, de los 69.620 euros que se gastaron el año pasado a los 38.940 previstos para este 2011. En cuanto al montante global del presupuesto para estos días de fiesta, el ahorro ha sido de 19.397 euros, de 100.410 a 81.013 euros, un 19,31 por ciento menos.

También el Consistorio de Burgos ha restringido su gasto en el programa navideño, en este caso un 18,47 por ciento, de 360.000 euros a 293.500 euros. Pese al recorte, las actividades para pequeños y mayores han aumentado un 20 por ciento. Por lo que respecta a la iluminación, su coste se ha conseguido abaratar notablemente mediante la utilización de leds que sustituyen a las lámparas que se utilizaban en años anteriores.

Por su parte, el Ayuntamiento de León ha sido el que más ha rebajado su factura por esta cuestión, con un 92 por ciento menos de los 150.000 euros dedicados el año pasado a la decoración navideña ya que se ha optado por aprovechar la iluminación de años anteriores tras la recomposición del cableado y en las calles más céntricas se han destinado 8.000 euros al alquiler de las luces. El alcalde, Emilio Gutiérrez, llegó a emitir un bando municipal solicitando la colaboración de ciudadanos, hosteleros, comerciantes y el sector turístico para contribuir a la decoración debido a la “difícil” coyuntura económica que obliga a adoptar “decisiones imaginativas” y “diferentes”.

En Ponferrada también se ha recortado este año el presupuesto navideño, especialmente en el apartado de alumbrado, por tercer año consecutivo. Desde el Consistorio destacaron que se trata de una “disminución notable” aunque puntualizaron que es complicado precisar con exactitud el ahorro que supone ya que se contrata conjuntamente con la iluminación de las Fiestas de La Encina. No sólo se ha optado por reducir el número de motivos que adornan las calles y plazas, sino que se ha retrasado también su encendido diez días para abaratar el consumo.

En Palencia, el Ayuntamiento mantiene las habituales actividades navideñas, con música, teatro, talleres infantiles, hinchables, el reparto de un Roscón de Reyes gigante, la cabalgata y las competiciones deportivas, pero con una merma del presupuesto a 90.000 euros frente a los 140.000 de 2010. Al ahorro ha contribuido la colaboración del comercio con patrocinios y de las asociaciones juveniles en la organización de alguna actividad. También se ha logrado disminuir un 68 por ciento el consumo energético en alumbrado y un 15 por ciento en la contratación de arcos de iluminación, con lo que se ha conseguido un ahorro de 10.214 euros respecto al año pasado.

 

Menos actividades

Por su parte, el Ayuntamiento de Salamanca ha reducido el número de luminarias navideñas para fomentar un ahorro que no se podrá calcular con exactitud hasta que finalicen las fiestas y se compare el gasto eléctrico con el del pasado año. De igual modo, los ajustes también afectan a la cabalgata de Reyes, que será más austera, mientras que la crisis ha terminado con algunas costumbres arraigadas en la vida municipal, como el tradicional vino para la prensa o el envío de postales navideñas en papel, que se han sustituido por felicitaciones digitales.

En Soria también se ha recurrido a las bombillas tipo led en lugar de a las tradicionales de incandescencia para reducir el consumo eléctrico y la contaminación lumínica ya que se han mantenido las 36.000 bombillas del año pasado. El equipo de Gobierno tenía intención de encenderlas el pasado día 22, aunque finalmente lo adelantó al 15 en apoyo a los comerciantes, una semana después de lo habitual otros años, en el puente de la Constitución y la Inmaculada. El Consistorio ha contratado esta iluminación y la de las fiestas de San Juan y San Saturio a la misma empresa por un importe global de 34.200 euros.

En Valladolid, el presupuesto para la decoración navideña es de 225.000 euros, un 27,5 por ciento menos que en 2010, con prácticamente los mismos elementos que el año pasado (438 arcos instalados, 140 motivos y más de 25 árboles para realzar las vías públicas y potenciar el consumo). De esta cuantía, el Ayuntamiento aporta 150.000 euros y sufraga el consumo íntegro de energía eléctrica. Por su parte, la Cámara de Comercio local contribuye con 9.000 euros; los comerciantes aportan 58.000 euros en función del número de arcos y de comercios colaboradores en cada calle (1.475 en total), y El Corte Inglés, otros 8.000 euros.

Por último, el Consistorio de Zamora también ha optado por la contención en el gasto en iluminación navideña, con una reducción del presupuesto de un 70 por ciento, pasando de 40.000 en 2010 a 16.000 este año, según fuentes municipales. Esto es posible gracias el uso de luminarias tipo led, presentes en los 63 arcos que permanecerán encendidos hasta el 6 de enero. El presupuesto global para estas fiestas ha disminuido de 140.000 a 68.000 euros, incluyendo las luces y la cabalgata de Reyes.