El consejero de Educación, Juan José Mateos, anunció hoy que “en poco tiempo” empezarán las consultas con los directores de los centros educativos, las familias y otros partidos políticos para elaborar el Plan de Autoridad del Profesorado. Durante la presentación del libro ‘Estudios sobre la violencia’, Mateos explicó que va a esperar a que el nuevo Gobierno central exponga su planteamiento al respecto, tal y como contemplaba el programa electoral del PP, y luego se elaborará el plan regional teniendo en cuenta las directrices nacionales.

“Nos conviene conocer exactamente el planteamiento del Gobierno, que es el que tiene que impulsar el programa, para que no haya diferencias entre las comunidades autónomas”, aseveró el consejero, quien apostó por crear unos “documentos básicos” para que luego todos los colectivos implicados y la oposición puedan “aportar ideas”.

Asimismo, Mateos indicó que ese plan, que quiere garantizar la “dignidad del profesor”, incluirá medidas no sólo para reducir la violencia en las aulas, que recordó que en Castilla y León “no es mucha”, sino sobre todo para “mejorar la convivencia” a través de un mejor comportamiento de los alumnos y su mediación con sus iguales, la concienciación de los padres, etc.

A este respeto, reiteró que es “un problema compartido” por los centros educativos, las familias y la sociedad en su conjunto, por lo que hay que abordarlo de forma global e implicando a “toda la familia educativa”. Además, confió en que el plan pueda lograr “un acuerdo en las grandes líneas”.

El consejero aseveró que la violencia es “un perjuicio muy grande y el mayor fracaso educativo, primero en el aula pero luego también en toda la sociedad”, y que la base para luchar contra ella es la educación.

Por último, recordó que la Junta de Castilla y León lleva ya seis años trabajando en esta línea y que las normas que se han aprobado hasta ahora han dado “buenos resultados”, además de que ya se ha formado a muchos profesores, alumnos y familias. “Hay mucho camino hecho”, resumió el consejero, quien apostó por situar a la región como una “referencia” en este ámbito al igual que lo es en otro aspectos educativos.

 

Más tolerancia

Por su parte, el coordinador de ‘Estudios sobre la violencia’, el profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Valladolid Francisco Javier Matia, aseguró que es “razonable pensar que a lo mejor la educación es el camino para que la gente sea más tolerante” y acepte a los diferentes, lo que reduciría la violencia en ámbitos como el doméstico.

Matia explicó que el libro, en el que colaboran diversos autores, se abordan las cuatro manifestaciones de violencia: la deportiva, la doméstica, la terrorista y la escolar, cuáles son sus efectos económicos y sociales, y cómo la afronta el Derecho en la jurisdicción constitucional, penal y civil.

Asimismo, destacó que está abierto a todo tipo de público, a “cualquier lector que quiera reflexionar sosegadamente sobre la violencia”, y recordó que surgió tras un congreso nacional que se celebró en la Facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación de Segovia en 2009, financiado por la Junta de Castilla y León.