La Asamblea General de Caja Segovia ha aprobado hoy la prórroga del mandato del presidente de la entidad, Atilano Soto, y el resto de miembros de los órganos de gobierno hasta la celebración de las próximas elecciones, que tendrán lugar posiblemente a finales de año.

Así se ha acordado en la primera de las sesiones del ejercicio 2010 celebrada hoy, en la que además los consejeros generales han sido informados por el presidente y el director general de las gestiones realizadas para integrarse en el Sistema Institucional de Protección (SIP) que lidera Caja Madrid.

Tras las intervenciones del presidente y el director general se han aprobado también las cuentas anuales, el informe de gestión y el informe anual correspondientes al ejercicio 2009.

Tras el acuerdo del Consejo de Administración del 14 de junio pasado, de firmar un protocolo de intenciones de integración en el que se determinan las bases para la formación de un grupo contractual con Caja Madrid, Bancaja, Insular de Canarias, Laietana, Rioja y Ávila, el director general, Manuel Escribano, ha señalado que la alianza se articulará como un SIP “de amplio alcance, en el que se creará una sociedad central y en cuyo capital social participarán” las cajas proporcionalmente a sus recursos. “Dicho proceso se ha iniciado después de haber explorado distintas alternativas existentes sobre los procesos de integración o consolidación de cajas de ahorros, en aras a un mayor fortalecimiento de Caja Segovia y del sistema financiero regional”, ha añadido la entidad en un comunicado.

En el transcurso de la sesión se han explicado también las principales cifras sobre la evolución del negocio de Caja Segovia, cuyo crecimiento anual en los recursos gestionados de clientes fue del 8,1 por ciento. En este año pasado, debido a la situación recesiva de la economía española, Caja Segovia había apostado por la prudencia en el desarrollo de su actividad financiera y mejoró sus posiciones de liquidez y solvencia.

Los costes de explotación del grupo se redujeron en un 0,7 por ciento y ganó, en definitiva, 30,6 millones de euros, que supone un descenso del 6,5 por ciento anual, “muy inferior al experimentado por la mayoría de los bancos y cajas de ahorros del país”, añade la entidad.

Además, Caja Segovia ha distribuido su excedente neto destinando 8,3 millones (23,2 por ciento) al Fondo de Obras Sociales y 27,4 millones (76,8 por ciento) a Reservas Generales.