El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, criticó el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales de la Comunidad para 2011, y aseguró que dejan “abandonada” a la ciudad del acueducto. A su juicio, la supuesta igualdad entre Burgos y Segovia, que aspiran a la Capitalidad cultural europea para 2016, no se traduce en las partidas económicas, y cifró en más de 30 millones de euros la diferencia a favor de la burgalesa.

Según explicó a los periodistas, “un año más y en un año importante para Segovia, ha sido un abandono”. Arahuetes utilizó el símil de la madre y el hijo para referirse a la Junta de Castilla y León y a la ciudad de Segovia respectivamente, y señaló que el hijo “puede ser capaz de buscarse la vida fuera, sin necesidad de su madre”.

Pero no descartó una movilización social. “A lo mejor hay que manifestarse”. “No descartó hacer una movilización ciudadana para pedir que quien tiene obligación de hacer inversiones en la ciudad las haga”, agregó. Además, criticó que el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, no lo reciba para transmitirle sus peticiones.