El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, aseguró hoy que en España se está viviendo un «corralito encubierto» porque aprobar un impuesto sobre los depósitos bancarios «es robar».»Me da igual que me lo roben lealmente o ilegalmente, pero al que tiene 8.000 euros que le quiten 800 eso es robar,» aseguró el regidor municipal quien cargó contra el ministro de Economía y Hacienda, Cristóbal Montoro, por la implantación del tipo impositivo «moderado» que supondrá entre un 0,1 o un 0,2 por ciento.

Preguntado por los comentarios publicados en su perfil de Facebook al respecto, el alcalde de Segovia explicó que aunque en España no se quiten los depósitos directamente en los bancos, serán finalmente los depositantes lo que se hagan cargo con su dinero porque «los bancos nos asumen unilateralmente un impuesto». El edil explicó que aunque parezca una cantidad pequeña en una cifra de 900 millones de euros ese 0,1 por ciento alcanzaría los 9.000 euros y de ser el 0,2 por ciento, los 18 millones. «Es un tema tan sumamente serio como para que el ministro de Hacienda deje de ser gracioso y sea más serio», aseveró.

Asegurando que en el país el «corralito» también se encuentra en los recortes económicos y sociales así como en la subida de impuestos, Pedro Arahuetes, criticó además la resolución dictada por el Banco de España que obligó a todos los bancos a que ninguna imposición a plazo fijo tuviera un interés superior al 1,75 por ciento, reduciéndolo desde el 4 por ciento.

Haciendo referencia al comentario de Facebook en el que el alcalde de Segovia dudaba de que el Gobierno español rechazase, como hizo el de Chipre, penalizar los depósitos de los ciudadanos, Arahuetes aseguró que si se hubiera hecho en España, el Parlamento estaría de acuerdo y «los diputados hubiesen votado a favor del corralito».