El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, denunció hoy que la Junta de Castilla y León lleva 25 años utilizando una planta del Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Domingo de Soto como Centro de Formación del Profesorado e Innovación Educativa de Segovia (CFPI) sin pagar los gastos derivados de tal uso, cuando el primer edil asegura que el Consistorio solo debería costear íntegramente el mantenimiento, conservación y vigilancia “si se destinara a lo único para lo que tiene autorización, Educación Infantil y Primaria”.

El primer edil, que dijo tener conocimiento de esta circunstancia “solo desde el mes pasado”, subrayó que el Gobierno autonómico debe decidir entre cambiar el uso que le está dando a estas dependencias, ubicadas en la primera planta o empezar a asumir gastos, ya que este centro de formación del profesorado “supone el 50 por ciento” del presupuesto total del colegio que se dedica a este fin.

La Junta Local de Gobierno del Consistorio segoviano aprobó por ello “solicitar la autorización a la Dirección Provincial de Educación para la desafectación parcial del uso educativo del CEIP Domingo de Soto”, situado en el número seis de la plaza Doctor Laguna de Segovia, para hacer efectiva la desvinculación de la primera planta del edificio del uso público para el que estaba destinado inicialmente. “Llevamos 25 años regalando el pago de estos gastos y así, al desafectarla y sacarla del ámbito de la Educación Infantil y Primaria, ya no nos haríamos cargo de ellos”, explicó Arahuetes. “Agradecemos que se forme a los profesores que enseñan a nuestros hijos, pero no a costa del Ayuntamiento”, sentenció.

También, aprobó en la misma sesión la “reiteración de la solicitud de aceptación a la Junta de Castilla y León de la finca ‘Casa de Guardas’ para la construcción del Instituto de San Lorenzo de Segovia”. El alcalde recordó que “ya han pasado cuatro años” desde que el Ayuntamiento ofreció por primera vez estos terrenos, “pero todavía no ha habido respuesta”. “La parcela sigue a disposición de la Junta, pero ni siquiera la ha aceptado, lo que demuestra el escaso o nulo interés que tienen a pesar de que, según los procuradores del PP en las Cortes, es un proyecto prioritario. Si no fuera así, no sé cuánto tiempo habría que esperar entonces”, ironizó.