El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, aseguró hoy que el accidente ocurrido en la noche de Halloween en el Madrid Arena que se saldó con la muerte de cuatro jóvenes, hizo que los promotores extremen las precauciones. Tras la cancelación de varios conciertos últimamente en salas de la capital segoviana, Arahuetes, aseguró que la normativa “no se ha endurecido”, si no que son los encargados de contratación de los conciertos están extremando las precauciones tras lo ocurrido en pabellón madrileño.

En la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Local, el regidor municipal aseguró que antes del trágico accidente los promotores “eran menos exigentes” y que en tras el siniestro que tras el siniestro se están tomando más precauciones. Por parte del Ayuntamiento de Segovia, explicó “cuando damos una licencia la damos con parámetros muy determinados”. Esta es la razón por la que durante las últimas fiestas patronales hubo que cambiar un concierto del dúo Estopa, con escenario en principio en el patio del colegio Claret al aparcamiento del antiguo Regimiento. Según informó el edil, el tamaño de las puertas del centro era inapropiado para eventos de este tipo al que asiste una gran afluencia de público.

“A veces son incómodas o no tienen acogida”, señaló Arahuetes sobre las medidas a tomar en cuenta, pero en todo momento, aseguró, las actuaciones llevadas a cabo desde el consistorio pasan por filtros de Protección Civil. En este sentido, concluyó señalando que la capital segoviana vio como muchas actuaciones no se pudieron llegar a celebrar por no poder asegurar las medidas necesarias.