Crecimiento de negocio y de cuota de mercado son los principales avales con los que se presenta Cajaviva Caja Rural, prácticamente un año después de su nacimiento, el 15 de junio de 2012, como consecuencia del proceso de integración de las cajas rurales de Burgos, Fuentepelayo, Segovia y Castelldans. La Asamblea General, máximo órgano de la Entidad, ratificó de forma unánime la gestión de Cajaviva Caja Rural en su primer ejercicio. “Hicimos una fuerte apuesta para que nuestro proyecto de integración fuera una palanca de cara a aprovechar la oportunidad de mercado que para nosotros supone el proceso de deslocalización de las Cajas de Ahorro, y el mercado ha bendecido nuestro proyecto”, manifestaron fuentes de la entidad.

Ramón Sobremonte, director general de Cajaviva Caja Rural, incidió en el crecimiento de más del 7,5% de los recursos de clientes y destacó el incremento del balance en un 2,78% hasta alcanzar los 1.464 millones de euros en el activo. Además, Cajaviva Caja Rural “apostó por sus clientes manteniendo el volumen de préstamos”. El beneficio alcanzó los 3,6 millones de euros en seis meses.

Los buenos datos del primer ejercicio se deben, según sus responsables, a “la eficiencia en la gestión, la mejora de los márgenes y la solvencia, así como el excedente de tesorería”; rasgos que definen a “esta joven Entidad que mantiene la vocación de cercanía, proximidad y expansión, así como aquellos principios y valores que constituyen la base del cooperativismo de crédito”.