La villa medieval de Pedraza acoge durante toda esta semana el rodaje de una nueva serie para Antena 3 Televisión que se titulará ‘Toledo’ y que trasladará al espectador hasta la corte de Alfonso X el Sabio, rey de Castilla y León.

Juan Diego (‘Los hombres de Paco’), Álex Angulo (‘La República’), Maxi Iglesias (‘Los protegidos’) y Patricia Vico (‘Hospital central’) encabezan el reparto de ‘Toledo’, en el que también participan Fernando Cayo (‘La República’), Rubén Ochandiano (‘Los hombres de Paco’), Paula Cancio (‘Cuestión de sexo’), Paula Rego (‘Senyor Retor’), Eduard Farelo (‘Hay alguien ahí’) o Jaime Olías (‘Ángel o demonio’).

‘Toledo’ está ambientada en el siglo XIII y tomará como eje la convivencia de las tres religiones monoteístas en los reinos peninsulares: cristianos, musulmanes y judíos. Como viene siendo habitual en estos seriales de moda, las intrigas se mezclan con la acción y el romanticismo entre los protagonistas.

La villa de Pedraza, conocida por su aspecto medieval que mantiene durante todo el año gracias a su urbanismo peculiar, amurallada, con casas y calles de piedra, ha vuelto así a recuperar el ambiente histórico. Muchos vecinos de la comarca actúan de extras en este serial que podrá verse en los próximos meses en la cadena privada. Además de Pedraza, los rodajes se llevarán a cabo en Toledo, en El Escorial (Madrid) y en Sigüenza (Guadalajara).

La productora de la serie (Boomerang TV) ha «tomado” la villa, en la que ha colocado un mercado medieval. Sus calles, su plaza su arco de entrada simulan el antiguo Toledo. Protagonistas y actores secundarios han llenado los hoteles de la pequeña localidad segoviana. Y diariamente acuden cerca de 70 figurantes. De acuerdo con la ordenanza municipal, cada día de rodaje el Ayuntamiento percibe 1.800 euros.

Juan Diego se meterá en la piel de Alfonso X, un rey culto, guerrero y filósofo. Supondrá su regreso a la pequeña pantalla desde el final de ‘Los hombres de Paco’. Según la cadena de televisión, el argumento tiene como protagonista a Alfonso X, que pretende elaborar el primer código legal de Occidente y la creación de la Escuela de Traductores, donde miembros de las tres culturas trabajen conjuntamente para traducir libros de una lengua a otra y transmitir el saber. Sin embargo, sus objetivos chocarán con intereses particulares: los de su primogénito, los de los cristianos, ávidos de conquistas, y los de la jerarquía eclesiástica, cada vez más poderosa. Su gran debilidad es la preferencia que siente hacia su segunda mujer, Biolante de Aragón, y el hijo de ambos, Fernando.