El 11,3 por ciento de los vehículos controlados en la campaña de vigilancia en carreteras secundarias fue denunciado en la provincia. En total, fueron 3.029 los vehículos que el Subsector de Tráfico de la Guardia civil controló durante la pasada semana, dentro de la campaña que puso en marcha la Dirección General de Tráfico (DGT), de los que 341 recibieron una denuncia.

El exceso de velocidad fue la causa de una de cada tres denuncias. No llevar el cinturón de seguridad, hablar por el móvil mientras se conduce, deficiencias técnicas del vehículo, no contar con la documentación necesaria y adelantamientos antirreglamentarios fueron otros de los principales motivos de denuncias.

La subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz, explicó que “esta campaña tenía el objetivo de fomentar comportamientos más responsables en la conducción en las carreteras convencionales”, y recordó que, de los algo más de 2.400 kilómetros de la red viaria provincial, unos 2.000 corresponden a carreteras secundarias, aunque su volumen de tráfico es menor que el registrado en la red principal. De los ocho fallecidos en las carreteras de la provincia en lo que va de año, seis se registraron en secundarias.