Más de un millar de personas secundaron la convocatoria organizada por la plataforma de la “marea blanca” en defensa de la sanidad pública y en contra de unos recortes “que no están justificados”. La representante de la organización, Marta Ferrero, criticó durante la cita que se esté utilizando la crisis como pretexto para llevar a dichos recortes y que en Castilla y León se encubran los modelos de gestión externalizadas o las privatizaciones que se pretenden llevar a cabo con otras palabras. “Se va a recortar del mismo modo personal sin hacer una verdadera planificación o se va a seguir concertando con centros privados”, aseveró.

Ferrero aseguró que las medidas del Gobierno regional “ya nos están tocando” y recordó el cierre de puntos de atención urgente nocturnos, planificación de urgencias, amortización de jubilaciones e interinidades. “Y todavía no nos ha llegado lo más intensivo, está por llegar”. En este sentido suscribió las palabras del Colegio de Médicos de Segovia señalando que durante este año se prevé que se amorticen 40 plazas de facultativos entre Antención Primaria y Atención Especializada y en base a jubilaciones e interinidades. Además, aunque no existen datos sobre el personal sanitario y no sanitario que no son facultativos, la representante de la marea blanca temió que sean un número alto.

A pesar de que “siempre ha habido conciertos con centros privados”, explicó Ferrero, nunca se hizo mientras se eliminaban puestos de trabajo. Por este motivo criticó la eliminación de puestos de trabajo en la sanidad pública en beneficio de la privada e incidió en que “eso se llama privatización encubierta”.

 

Abrazo al Hospital de Segovia

El acto más representativo de la concentración que durante su recorrido fue agrupando un mayor número de asistentes, fue el comienzo del mismo con el acto simbólico de “abraza a tu hospital”. Ante las puertas del Complejo Asistencial de Segovia centenares de profesionales y ciudadanos se agolparon con pancartas y consignas que clamaban contra la gestión del Gobierno central en el ámbito sanitario.

Tras recibir con aplausos a grupos de profesionales sanitarios de otras zonas que se acercaron hasta el lugar como la de San Cristóbal de Segovia, los allí congregados comenzaron a desplegarse para conformar un enorme círculo en torno al Complejo Asistencial. Entrelazando sus manos comenzaron los cánticos con ritmos carnavalescos para gritar que “la sanidad pública no se vende, se defiende”.

La representante de la marea blanca, Marta Ferrero, explicó que el acto simbólico tiene por objetivo tomar el pulso a la sociedad para involucrarla en la defensa de la sanidad. Ferrero incidió en que los recortes “nos afectan a todos” y señaló que “si no nos movemos todos da igual lo que hagamos los profesionales, esto es algo que es de todos”.

Posteriormente los concentrados comenzaron abandonar el recinto sanitario para dirigirse al centro de la capital segoviana cortando al tráfico uno de los carriles de la única vía de acceso al complejo aunque, según explicaron fuentes policiales a Segoviaudaz.es, no hubo que lamentar ningún incidente.

 

125 metros de tela y 200 globos blancos

Como si de la columna vertebral de la manifestación se tratara, 125 metros de tela organizaban a los asistentes durante la marcha. El color blanco, patente además en más de 200 globos repartidos, fue el leimotiv junto a los cánticos de una marcha que recorrió la Avenida Fernández Ladreda a grito de “Mariano dimite, tu pueblo no te admite”.

Otro color, el morado, se mezcló con el blanco de los sanitarios a la llegada de la manifestación a la Plaza del Azoguejo de Segovia. Allí, la marcha cofrade organizada este domingo a través de las iglesias de la capital finalizaba su recorrido. Con sus pañuelos al aire y a través de la megafonía fueron muchos los que mostraron su apoyo a los manifestantes. A los pies del Acueducto cánticos criticando la supuesta contabilidad B del Partido Popular como “sí que había dinero lo tenía el tesorero”.

Y como Domingo de Piñata que se celebraba en Segovia, no faltaron los disfraces de aquellos que acudían a la Plaza Mayor a la entrega de premios de los concursos carnavalescos celebrados días atrás. Allí disfraces y máscaras se mezclaron con la concentración que recaló en el templete ubicado en el centro de la Plaza para llevar a cabo la lectura de un manifiesto para exigir un “servicio público de calidad para todos los ciudadanos que viven en España”.