Hasta el 25 de septiembre los segovianos podrán ver circulando por la ciudad un nuevo autobús e incluso los usuarios de las líneas 4 y 7 tendrán la posibilidad de subirse en él a partir de mañana martes. Se trata de un vehículo híbrido que la empresa concesionaria del servicio de autobuses urbanos, Urbanos de Segovia, y el Ayuntamiento tiene estos días a modo de prueba.

Coincidiendo con el inicio de la Semana Europea de la Movilidad, ha llegado a Segovia este autobús en el que se han subido, para hacer los primeros viajes, la concejala de Tráfico y Transporte, Mª José de Andrés, y el responsable de la empresa concesionaria, Antonio Bermejo.

El vehículo de 12 metros de largo, los mismos que los autobuses que en la actualidad cubren la línea a la estación «Segovia Guiomar», cuenta con un motor térmico de gasoil que genera corriente eléctrica en parada, es decir, la batería se recarga cuando el vehículo está en parada, para arrancar siempre en eléctrico.

En su interior dispone de unos treinta asientos, climatizador y rampa manual para facilitar a los usuarios con movilidad reducida el acceso al autobús.

El objetivo es valorar el comportamiento de vehículos como éste en Segovia teniendo en cuenta las características de la ciudad, de sus calles (anchura y adoquines) y comprobar si el teórico ahorro del 30% en el consumo de combustible es real.

El Ayuntamiento tiene la intención de probar otros vehículos híbridos, dado que en función de los resultados obtenidos se podrían incorporar al pliego de condiciones de la nueva adjudicación del Servicio de Transporte Urbano.