La crisis económica se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los más pequeños. Un 38,8 por ciento de los niños castellanos y leoneses la considera como un problema mundial de primera magnitud. El 21,5 por ciento de los niños castellanos y leoneses se muestra descontento por la clase política y cambiaría al presidente del Gobierno, situándose como su primera medida anticrisis, por delante de crear más puestos de trabajo y no malgastar dinero, según la VI Encuesta Adecco-Fundación Adecco ‘¿Qué quieres ser de mayor?’.

El descontento con José Luis Rodríguez Zapatero en los niños de Castilla y León sería de nueve puntos porcentuales superior a la media nacional y sería la primera medida anticrisis tanto por parte de ambos sexos. Entre los niños con discapacidad un 12 por ciento terminaría con la crisis económica si pudiera dirigir el mundo ya que saben que algo no va bien y sería “importante actuar” para atajar la situación.

La VI encuesta de la Fundación Adecco ‘¿Qué quieres ser de mayor?’ también ha querido conocer qué consejos darían los hijos a sus padres para no perder su empleo, qué harían ellos para ahorrar o si preferirían incorporarse rápidamente al mercado laboral o, por el contrario, continuar estudiando durante mucho tiempo.

En este sentido, el 12 por ciento de los niños castellanos y leoneses apunta a la creación de nuevos empleos como la solución para reflotar la economía, mientras que un 8,1 por ciento opta por algo tan simple como no malgastar. Algunos proponían medidas imaginativas, como “que todo fuera gratis”, “que todos pusiéramos 20 euros para ayudar a los que no tienen” o que directamente “regalen dinero”. Al igual que el resto, los niños discapacitados instarían a sus progenitores a buscar trabajo por todas las vías existentes, les recomendarían que estudiasen para estar mejor formados y les animarían a dejar su currículum en todos los negocios.

Respecto a las respuestas de los niños castellanos y leoneses de ‘si saben ahorrar’ el 51,1 por ciento consideraría que lo fundamental está en saber priorizar y no malgastar el dinero. Un 39,8 por ciento de los encuestados cree que pueden aportar su “granito” guardando la paga, mientras que un 1,1 por ciento se muestra más escéptico y no confía en poder hacer nada para contribuir al ahorro familiar.

Las profesiones preferidas de los niños castellanos y leoneses difieren de la media nacional, ya que la de futbolista y policía figuran en primer y segundo lugar, respectivamente, en España, mientras que en Castilla y León los niños optan por dedicarse en un futuro a la ingeniería o a la medicina. Sin embargo, en el caso de las niñas, sus respuestas son más acordes al resto de España, ya que profesora ocupa la primera profesión, seguida de veterinaria, doctora y abogado. Entre los oficios menos deseados existiría un consenso entre niños y niñas: barrendero (22,6 por ciento) y médico (10,5 por ciento) son los oficios menos atractivos a los ojos de los más pequeños como media nacional.

De los 150 niños encuestados con alguna deficiencia, un 14,3 por ciento desearía trabajar como futbolista. Además, tienen una gran inclinación hacia los oficios tradicionales, un 15,1 por ciento desearía encontrar trabajo como cocinero, jardinero o mecánico. En el caso de las niñas, un 11,6 por ciento trabajarían como veterinaria, seguidos de las peluqueras (9,3 por ciento) y un siete por ciento trabajaría de profesora.

Algunos niños con discapacidad ya han tenido sus primeras experiencias prelaborales en Centros Especiales de Empleo y han conocido de cerca estas ocupaciones, lo que les lleva a orientar su futuro profesional en la misma dirección.

Los niños españoles no ven en sus padres el reflejo de su futuro profesional ya que tan sólo un 10,8 por ciento de los encuestados querría seguir los pasos profesionales de sus padres. Esta cifra supondría un ligero incremento, ya que hace un año el porcentaje de niños castellanos y leoneses que querían trabajar en la misma profesión que sus padres ascendía al 8,5 por ciento.

Los niños parecen tener presente que una buena formación será una garantía para acceder con éxito al mercado laboral con un 69,7 por ciento de los encuestados que lo cree así, frente a un 18,3 por ciento que preferirá finalizar sus estudios lo antes posible para incorporarse a un puesto de trabajo.

Una vez que los niños consigan su primer empleo e inicien su andadura en el mercado de trabajo, “¿a qué destinarán su sueldo?”, los datos arrojan un resultado claro, sus necesidades y la familia. Tanto niños como niñas destinarían en primer lugar su sueldo a sus propias necesidades (18 por ciento ellos, 20,2 por ciento ellas) mientras que la familia ocuparía el segundo lugar para ellas (11,9 por ciento) y el cuarto para ellos (10,1 por ciento). Los niños con discapacidad lo tienen muy claro ya que más de la mitad de los encuestados (53,6 por ciento) afirma que su sueldo irá dirigido a ayudar a su familia. Un 20,2 por ciento destinaría su salario a cubrir sus necesidades básicas y a comprar bienes de primera necesidad como ropa o comida, entre otros.

Respecto a las respuestas de los niños de que harían durante su jubilación, viajar y dedicarse a la familia vuelve a ser el eje sobre el que gira la vida de la mayoría de los encuestados, ya que un nueve por ciento de los niños y un 18,4 por ciento de las niñas aseguran que cuando se retiren se dedicaran a cuidar de su familia.

Los conflictos bélicos continúan siendo, un año más, la mayor preocupación de los niños con un 47,8 por ciento de los encuestados afirma que lo primero que harían si fuesen dirigentes mundiales sería acabar con las guerras y con las armas.