Coincidiendo con la Asamblea General en la que la Asociación de Mujeres de la Unión de Campesinos de Segovia renovó su Junta Directiva, nuevamente presidida por Rosa Arranz, ISMUR organizó una mesa redonda para analizar cómo afectan los recortes a las mujeres y el medio rural.

En declaraciones a Ical, Rosa Arranz, manifestó que la crisis “nos toca por los dos lados”, por ser mujeres y, además, vivir en el medio rural. Como vecina de un pueblo de 600 habitantes, añadió la presidenta de ISMUR, le preocupa la ordenación del territorio que se está proyectando porque considera que “supondría una puntilla para Castilla y León”. Según Arranz, conllevaría la desaparición de municipios y la reducción y alejamiento de servicios para los vecinos. “Yo no puedo entender que los políticos vean esto como un avance y no como un retroceso”, recalcó Arranz.

Durante la mesa redonda se analizaron los ajustes presupuestarios por los que se han visto afectados proyectos emprendedores puestos en marcha en la comarca segoviana, en qué situación se encuentran los programas de desarrollo PRODER y cómo influye la actual coyuntura económica en las mujeres de los pueblos.

La presidenta de ISMUR lamentó que todo lo que se había progresado en materia de igualdad se vaya a perder y que se esté volviendo a antiguos estereotipos. Añadió que no debe aceptarse que las mujeres “paguemos el pato de los recortes”.
Las consecuencias de los actuales ajustes en aquellos sectores que afectan directa o indirectamente a las mujeres fueron otros de los temas tratados, como la enseñanza secundaria en el medio rural, las urgencias médicas o la política contra la violencia de género.

Como colofón a la jornada se programó una proyección fotográfica sobre distintos tipos de mujeres a lo largo del siglo XX en Castilla y León y una actuación de música tradicional, a ritmo de dulzaina y tamboril, para conmemorar el Día Internacional de la Mujer.