El Protocolo General de Colaboración firmado este mes de febrero entre la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino permitirá ejecutar las actuaciones contempladas en el Plan Nacional de Calidad de las Aguas 2007-2015 y cumplir con la normativa comunitaria que establece que en el año 2015 todos los municipios deben depurar adecuadamente sus aguas.

Con este documento ha quedado establecido el esquema básico de colaboración entre ambas administraciones para la ejecución de las actuaciones que recoge el Plan Nacional de Calidad de las Aguas y que suponen una inversión superior a los 1.050 millones de euros, de los que un tercio, 343 millones, será financiado por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural, mientras que la Administración regional aportará cerca de 713 millones de euros.

De esta cantidad, la inversión a realizar en la provincia de Segovia asciende a 96.409.000 euros, que permitirán ejecutar obras en 290 núcleos de población y beneficiarán a una población de más de 150.000 habitantes equivalentes.

Las actuaciones incluidas en el Plan tienen su reflejo en cinco cuencas hidrográficas. El entorno de la cuenca del Duero absorbe el 85% de la inversión (casi 900 millones de euros); el área de la cuenca del Tajo un 8% del total (84 millones); en el ámbito del Ebro el 4% (más de 44 millones); en el Miño-Sil un 3% (30 millones) y, finalmente, 1,7 millones de euros en la cuenca del Cantábrico.

 

Actuaciones en la provincia de Segovia

Las obras contempladas en el Plan Nacional de Calidad de Aguas se dividen en varios apartados:

Entre las obras de tratamiento terciario (limpieza avanzada de aguas residuales que se produce en la última fase de la depuración, eliminando nutrientes y sólidos suspendidos) que están asociadas al cumplimiento de las condiciones exigibles en las zonas declaradas sensibles que afecten a la Comunidad Autónoma, están incluidas la ampliación, mejora y adecuación de la depuración en Cuéllar, y el tratamiento terciario en Cantalejo.

También el Protocolo firmado recoge las obras que van a ser realizadas, bien por las Sociedades Estatales, bien por la Sociedad Pública de Medio Ambiente de Castilla y León. En este apartado, se contempla la ejecución de las obras de ampliación de la EDAR de Segovia, así como el emisario y colectores del alfoz.

Por otra parte, se incluyen en el acuerdo obras que figuran en el Plan General de Saneamiento y Depuración de la Junta de Castilla y León que ésta se compromete a ejecutar. En las provincia de Segovia, en este capítulo se contemplan entre otras la construcción de nuevas Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales en Fuentepelayo, Mozoncillo, Navalmanzano, Olombrada, Sanchonuño, San Martín y Mudrián, Escarabajosa de Cabezas, Chañe, Valseca, San Pedro de Gaíllos, Espirdo, Aldea Real, Valverde del Majano, Sacramenia, Nieva, Escalona del Prado, Zarzuela del Pinar, Codorniz, Bernuy de Porreros, Samboal, Campo de San Pedro y Fuentesaúco de Fuentidueña.

Por último, el Protocolo establece la ejecución de actuaciones en municipios integrados en Red Natura 2000 (aquellos que tengan al menos un 5% de su superficie o un mínimo de 2.000 hectáreas en dicha red y una población inferior a 20.000 habitantes). Las actuaciones se incluirán de común acuerdo con la Junta de Castilla y León en el Programa de Desarrollo Rural Sostenible, que en su momento apruebe el Gobierno, financiando y ejecutando la Administración General del Estado hasta el 50% del coste de las mismas. La Junta de Castilla y León financiará y ejecutará por sí misma o conjuntamente con otras administraciones locales u organismos o entidades participadas o dependientes, el porcentaje restante.

En ese sentido, el Protocolo contempla la constitución de una Comisión Mixta de Seguimiento que se reunirá, al menos, una vez al año y cuya presidencia funcionará en régimen rotatorio anual.

El Plan Nacional de Calidad de las Aguas: saneamiento y depuración 2007-2015, que permitirá alcanzar el buen estado ecológico de los ríos, pretende tanto dar respuesta a los objetivos no alcanzados con el anterior Plan de Saneamiento y Depuración 1995-2005 como dar cumplimiento a la Directiva Marco del Agua y a la Directiva sobre tratamiento de aguas residuales urbanas.