Los jóvenes castellano-leoneses tienen que destinar el 37,36 por ciento de sus ingresos para emanciparse a través de un alquiler, por debajo del 42,17 por ciento de la media nacional. En este sentido y según la información facilitada por el Ministerio de Vivienda, ese porcentaje se sitúa para las mujeres de la Comunidad en el 39,98 por ciento, y para los hombres, en el 34,5 por ciento, frente al 44,34 y 39,5 por ciento de la media en España, respectivamente.

Estos porcentajes, destaca el Ministerio, se reducen en la Comunidad al 17,93 por ciento (19,12 por ciento para mujeres y 16,63 por ciento para hombres), y en el conjunto de las autonomías, al 24,35 por ciento, si se obtiene la Renta Básica de Emancipación, que ya benefició en Castilla y León desde su creación y hasta el cierre del primer trimestre del año, a 15.289 personas. Esta cifra supone un crecimiento del 17,8 por ciento respecto al número de beneficiarios contabilizados al término del ejercicio pasado, con 2.316 jóvenes más.

El mayor número de solicitudes pagadas fue para el colectivo femenino, 8.161, frente a las 7.128 para hombres. Por provincias, Valladolid encabezó las cifras de ayudas de 210 euros al alquiler pagadas, con 3.567 beneficiarios, seguida por León, 3.144, Salamanca, 2.720, Burgos, 1.937, Zamora, 924, Segovia, 895, Palencia, 872, Ávila, 762, y Soria, 468.

En el conjunto nacional, la Renta de Emancipación llegó, hasta el 31 de marzo de este ejercicio, a 196.898 hogares, después de que otros 29.426 jóvenes empezarán a percibir la ayuda de 210 euros para el pago de alquiler en el primer trimestre de 2010, con un aumento del 17,57 por ciento respecto a los últimos tres meses de 2009. En su conjunto, el Ministerio de Vivienda ordenó pagos por 490,9 millones de euros desde la entrada en vigor de estas ayudas, 480,4 millones correspondientes a pagos de mensualidades y avales, y 10,59 millones, a préstamos para la fianza.