Alrededor de 77.000 castellanos y leoneses usaron el tren Alvia que une León, Palencia y Burgos con las ciudades de Vigo y Barcelona, cuando acaba de cumplirse el primer aniversario de la puesta en marcha de este servicio. Esto supone un incremento de viajeros del 48,1 por ciento con respecto al servicio que ofrecía el Talgo IV durante el mismo periodo del año anterior, porcentaje muy superior al 7,9 por ciento de media que ha experimentado este tren en todo su recorrido.

Por provincias, León se encuentra a la cabeza, con 53.500 viajeros durante el último año, seguida de Palencia, con 12.500 y Burgos, con 12.300. Las relaciones más demandadas por los castellanos y leoneses fueron León-Barcelona, con 13.716 viajeros y un incremento del 73 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado, León-Pamplona con 11.252 viajeros y un incremento del 67,6 por ciento y León-Zaragoza, con 6.847 viajeros y un incremento del 22,2 por ciento, así como Burgos-Barcelona, con 6.757 viajeros y un incremento del 34 por ciento. También destaca el notable incremento de viajeros en las relaciones León-Vigo, con un 308,5 por ciento, León-Miranda de Ebro, con un 90,7 por ciento y Barcelona-Ponferrada con un incremento del 52 por ciento.

El nuevo tren Alvia sustituyó al Talgo 4, lo que supuso una reducción en el tiempo de viaje de dos horas y cuatro minutos, ya que entre Zaragoza y Barcelona circula por la línea de alta velocidad. Además, este nuevo tren ha aportado mayores prestaciones y confort para los usuarios del servicio. Por otra parte cabe destacar que, con el actual vehículo, la conexión Barcelona-Vigo se realiza diariamente mientras que con el Talgo 4 se hacía en días alternos. El tren Alvia recorre todos los días los 1.341 kilómetros que separan las dos ciudades, lo que le convierte en el tren diurno español de mayor recorrido. Desde que comenzó a circular, Renfe ha puesto a disposición de sus clientes cerca de 212.000 plazas para este trayecto.