La tercera fase del programa de distribución de alimentos para personas necesitadas de este año está ya preparada. Serán más de 75.800 kilos los que se repartirán en la provincia en esta fase, con un valor superior a los 58.800 euros, y Cruz Roja y Cáritas son las organizaciones encargadas de distribuirlos.

La subdelegada del Gobierno, María Teresa Rodrigo, señaló que “este programa tiene por objeto ayudar a las familias y a las personas con más dificultades económicas, a los que se entregan productos de primera necesidad”.

Entre los alimentos que se distribuyen, se encuentran arroz, azúcar, cacao, cereales, galletas, harina, leche, pasta y queso.

La subdelegada del Gobierno recordó que “el programa es una iniciativa financiada por la Unión Europea, a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM)”.

El Plan 2010 distribuirá en la provincia cerca de 220.300 kilos y litros de alimentos, por un valor superior a los 173.000 euros, entre más de 5.000 beneficiarios.

 

Más de veinte años colaborando

La subdelegada recuerda así que el plan de ayuda a las personas más necesitadas se puso en marcha entre los años 1986 y 1987, cuando las olas de frío azotaron Europa, afectando principalmente a la población más desfavorecida, con menos recursos económicos. Esta situación impulsó a la Comisión Europea a hacer uso de los productos almacenados en los organismos de intervención de los Estados miembros, para transformarlos en alimentos destinadas a las personas más desfavorecidas.

Desde entonces, se ha seguido con esta medida, a través de planes anuales adoptados por la Comisión, que tienen un doble objetivo:

– Dar un uso apropiado a las existencias de productos, en poder de los organismos de intervención, adquiridos en el marco de la Política Agrícola Común.

– Proporcionar alimentos básicos de calidad de forma gratuita a las personas más necesitadas de la Unión Europea.

– La Comisión adopta cada año un plan que incluye para cada Estado miembro participante:

– Los recursos  financieros disponibles para la ejecución del plan.

– La cantidad de cada tipo de producto que se retirará de las existencias de intervención.

– La asignación para la compra de cada producto en el mercado comunitario si no se encuentran disponibles en las existencias de intervención.

– La transferencia de cantidades de productos a partir de las existencias de intervención situadas en el territorio de otro Estado miembro hasta el Estado miembro en el que se utilizarán.