En la provincia de Segovia 616 empresarios autónomos han cerrado sus empresas en 2009, una cifra que la Asociación Intersectorial de Autónomos de la Provincia de Segovia (CEAT-Segovia), integrada en FES, valora muy negativamente y observa con gran preocupación.

En sectores como la educación, o las actividades profesionales, científicas y técnicas el resultado ha sido positivo dejando el resultado final de inscritos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos en Castilla y León en -6.500.

La caída del consumo, el descenso de la actividad productiva, la morosidad de la administración pública y privada y las dificultades para acceder al crédito bancario han sido las principales zancadillas que el 2009 ha echado a los empresarios autónomos. Muchos han tropezado y más de 6.500 han caído y, asfixiados, se han visto obligados a echar el cierre permanente a sus pequeñas empresas.

 

 

Los autónomos de la construcción, los más perjudicados

Según los datos de afiliación a la Seguridad Social facilitados por el Ministerio de Trabajo, en Castilla y León por sectores ha sido el de la construcción el que más pérdida soporta (-2.959), seguido del agrícola y ganadero (-1.739), comercio (-745), otros servicios (-463), industria manufactureras (-413) transporte y almacenaje (-378), actividades administrativas, servicios auxiliares (-209), hostelería (-64), actividades inmobiliarias (-62), industrias extractivas (-9), y hogares (-3). Durante el año 2009 han registrado valores positivos de inscripción al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos sectores como el de actividades profesionales, científicas y técnicas (290), educación (109), actividades sanitarias y servicios sociales (66), actividades artísticas (34), información y comunicación (20), actividades financieras y seguros (20) o suministro de energía (6).

En Segovia, la mayor pérdida se registra en construcción (-400), seguido de agricultura y ganadería (-78), transporte y almacenaje (-35) e industrias manufactureras (-32).

 

Según las provincias

León ha sido la provincia castellano y leonesa que peores valores ha registrado en 2009 con 1.327 empresarios autónomos menos inscritos al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Le sigue Burgos con -1.138, Valladolid con -1.177, Segovia con -616, Ávila con -615, Salamanca con -601, Zamora con -494, Palencia con -373 y Soria con -159.

 

¿Qué se puede hacer por potenciar la actividad?

Tras el análisis de estas cifras tan negativas para el colectivo de los empresarios autónomos, la Federación de Autónomos de Castilla y León (FEACYL), organización en la que se integra CEAT-Segovia formando parte de su Directiva, y en línea con las demandas de CECALE, recalca la urgente necesidad de desarrollar y aplicar medidas efectivas y eficientes que potencien la actividad empresarial tales como el acceso a la financiación o paliar la morosidad tanto pública como privada.

CEAT-Segovia y FEACYL consideran que de no aplicarse con urgencia este tipo de medidas, en este recién inaugurado 2010 continuará el cierre de empresas y por tanto la destrucción de empleo. Y que duda cabe, esto dificulta considerablemente la recuperación económica. CEAT-Segovia añade, por su parte, la preocupación por el aumento de la economía sumergida, muy perjudicial también para la actividad de los autónomos.

Ambas organizaciones, al igual que CECALE, valoran positivamente que se haya incluido a los empresarios autónomos entre los colectivos a los que puede afectar la Renta Garantizada de Ciudadanía. En esta línea demandan la creación de nuevos instrumentos que den cobertura a los empresarios autónomos igualando las ayudas que perciben los trabajadores que han agotado cualquier tipo de subsidio.