Los datos son positivos e invitan a pensar que los segovianos dan cada día mas importancia a la recogida selectiva de residuos. En el caso concreto de los materiales textiles las cifras muestran un incremento en los kilos depositados en los contenedores a lo largo del primer semestre de 2013.

Mientras que en el primer trimestre se recogían 26.660 kilos en los contenedores instalados en la vía pública, en el segundo trimestre esa cantidad alcanzaba los 34.000 kilos. En total 60.660 kilos, cifra a la que hay que añadir las cerca de tres toneladas que se han recogido en los puntos limpios fijos de la ciudad (el del Peñigoso y el del Vallejuelo) y el punto limpio móvil.

Sumándolo todo, en lo que va de año los segovianos han separado del resto de residuos 63.620 kilos de ropa y calzado usado: 28.160 el primer trimestre y 35.460 el segundo.

Si comparamos la cantidad de toneladas recogidas en los seis primeros meses del año con el mismo periodo de 2012 también se advierte esa tendencia positiva. Entonces los segovianos depositaban en los 27 contenedores morados 37.164 kilos, cifra notablemente inferior a la registrada este año que supera las 63 toneladas.

El destino de este material que se separa en origen y no termina en los contenedores de la fracción orgánica-resto, es variado. Según la empresa encargada de este servicio y tras realizar varias pruebas clasificando una tonelada de ropa el resultado aproximado es que el 50% del material se puede reutilizar y casi el 50% restante reciclar.

En Segovia existen, en la actualidad, 45 contenedores repartidos por la ciudad y barrios incorporados, de los que se ocupan Ecotextile Solidarity, empresa adjudicataria de este servicio desde agosto de 2012 y hasta el 2015, por el que abona al Ayuntamiento un canon por todo el contrato de 50.000 euros.